Retablo mayor y cenotafios de la iglesia del Monasterio del Parral. / Kamarero
Publicidad

El Ministerio de Cultura y Deporte ha iniciado el procedimiento para licitar la restauración del retablo mayor y los cenotafios –monumentos funerarios– del primer marqués de Villena, Juan Pacheco, y su esposa María de Portocarrero, conjunto que preside la capilla mayor de la iglesia del Monasterio de Santa María del Parral, en la capital segoviana.

El presupuesto de licitación asciende a 872.867 euros (IVA incluido) y el plazo de ejecución es de 18 meses (incluyendo un mes para la redacción de la memoria final), por lo que se habilitarán dos partidas en los presupuestos generales del Estado de 2020 (523.720 euros) y 2021 (349.147).

Tras la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) ayer miércoles y en el Perfil del Contratante de la Plataforma de Contratación del Sector Público, los licitadores interesados pueden presentar sus ofertas hasta las 19 horas del 6 de noviembre.

La memoria económica del proyecto señala la necesidad de un equipo multidisciplinar para acometer los trabajos de restauración y los complementarios necesarios que incluye ocho restauradores, entre ellos un coordinador, un infógrafo, un fotógrafo, un carpintero y un historiador del arte.

Intervenciones

Según el proyecto redactado por un equipo dirigido por la restauradora-conservadora del Instituto de Patrimonio Cultural de España Olga Cantos Martínez, que será la directora técnica durante el tiempo de ejecución de los trabajos de restauración, estos se regirán por los principios de mínima intervención necesaria y la compatibilidad de los materiales empleados, así como la retratabilidad y documentación de todas las actuaciones que se lleven a cabo.

El retablo, encargado en el primer tercio del siglo XVI por Diego Pacheco, hijo del primer marqués de Villena, está considerado el máximo exponente del Renacimiento segoviano. Se trata de un mueble de grandes proporciones, confeccionado en madera dorada y policromada, cuya traza enlaza con los sepulcros adyacentes, a ambos lados, de los marqueses. Ambos cenotafios están realizados en alabastro y piedra caliza.

En 2013 se redactó el Plan Director del Monasterio de Santa María del Parral, de titularidad estatal aunque acoge en la actualidad la única comunidad de monjes jerónimos del mundo. Este documento, encuadrado dentro del Plan Nacional de Abadías, Monasterios y Conventos, establecía una serie de prioridades entre las que destacan, además del retablo y los cenotafios, la rehabilitación de las cubiertas de todas las estancias, proyecto que se ha ejecutado en los últimos dos años con un coste final de 1.831.000 euros.