La portavoz de Ciudadanos, Noemí Otero. / Rocío Pardos
Publicidad

A vueltas con la propiedad intelectual de la idea, el pleno municipal aprobó este viernes –con los votos a favor de Ciudadanos, Partido Socialista, Partido Popular e Izquierda Unida y la abstención de Podemos-Equo– la moción propuesta por la formación naranja para la mejora de la fluidez del tráfico en la calle San Gabriel.

Ya durante la semana y tras la presentación por parte de Ciudadanos de la moción para la reforma de la vía, la alcaldesa Clara Luquero había reivindicado la autoría del proyecto de intervención para el equipo de Gobierno, aludiendo a que incluso “ya se ha aprobado la memoria valorada de una de las dos partes del proyecto en Junta de Gobierno”, aunque no se hubiese ejecutado “por la inviabilidad de hacer coincidir un corte de tráfico en ese tramo con las obras de la SG-20”.

“Cuando leo las soluciones que se plantean en la moción se me ponen los pelos de punta al ver cómo se parecen a los de los documentos que manejamos en la Concejalía de Obras”, expuso el edil responsable del área, Miguel Merino, sobre una propuesta de Ciudadanos de suavizar la curva previa a la glorieta Melitón Martín –en sentido San Lorenzo–; crear un segundo carril de incorporación –tanto a la glorieta Melitón Martín como a la glorieta Dionisio Duque–; abrir un segmento entre la calle San Gabriel y Vía Roma; y suavizar la curva que del solar triangular que separa ambas vías.

Un proyecto que, con matices, compartió y aprobó la inmensa mayoría de la Corporación municipal. Y es que, debido a las dudas que generó entre los grupos el nuevo enlace entre San Gabriel y Vía Roma, el texto final de la moción recogió la salvaguarda de la valoración de los técnicos sobre este punto –presumiblemente contraria–.

Así, la reordenación del tráfico de esta zona –por la que diariamente circulan 12.000 vehículos– se iniciará, con el apoyo del pleno, cuando finalicen las obras de desdoblamiento de la SG-20.