Camino afectado por el reventón del colector del Molino de los Señores con aguas residuales. / Kamarero
Publicidad

Pese a que la intensidad de la lluvia provocó acumulaciones de agua importantes durante la tormenta del pasado lunes en algunos puntos de la ciudad, el concejal de Obras, Servicios e Infraestructuras, Miguel Merino, se mostró ayer satisfecho con el comportamiento de los imbornales de la red de alcantarillado.

“En general la red ha funcionado correctamente; no se puede obviar que bajo las circunstancias de precipitaciones del lunes, en las que se registaron 43 litros por metro cuadrado en Segovia, no hay imbornal que pueda soportar tal cantidad de agua, por muy limpio que esté”, apuntó el edil recordando que “hay un sistema periódico de inspección y limpieza de imbornales, que no obstante, no puede garantizar que de manera puntual o de manera más zonificada tengan algún obstáculo para su buen funcionamiento”.

Algo que se hizo evidente en la plaza del Somorrostro, donde el firme quedó absolutamente hundido bajo el agua que se desbordaba desde el alcantarillado –y que en pocas horas consiguió drenarse–. Para este caso concreto, el concejal ha anunciado que, después de la reunión de emergencia mantenida entre la Concejalía, la Policía Local y los Bomberos de Segovia, se está estudiando la posibilidad de realizar alguna intervención transversal.

“En zonas sensibles como esta se baraja incorporar un bordillo corrido. Es una estructura que es habitual en zonas costeras, y que consiste en un bordillo con una serie de ranuras que ayudan a la captación y el drenaje del agua al tiempo que esta desciende por la calle con un sumidero que canaliza directamente el agua y duplica el funcionamiento para la red”, explicó Merino, recalcando, eso sí, que “ninguna solución es definitiva totalmente a la hora de afrontar un problema como este. “Es evidente que mejora el drenaje del agua que se acumula en las calles, pero la red tiene que poder con ello”, incidió.

Colector del Molino

Junto al socavón registrado en el barrio de San Millán, la otra gran consecuencia que dejó la tormenta fue el ‘reventón’ del colector de aguas residuales del Molino de los Señores, que provocó la salida de dichas aguas hasta el camino anexo y su anegación.

Durante la misma tarde-noche del lunes, los bomberos intervinieron de emergencia para posibilitar que los vecinos de la zona pudieran entrar a sus viviendas. “Ahora tenemos que realizar una obra importante en la zona, aunque es imposible abordar esta cuestión cuando todavía hay una corriente tan grande”, ha asegurado Merino.