Hospital General Gente Mascarilla Coronavirus
Entrada al Hospital General de Segovia. / KAMARERO

La provincia mantuvo un día más sus altas cifras de contagiados mientras la presión asistencial de enfermos Covid crece en el Hospital General. La quinta ola se resiste a remitir aunque ya haya empezado a mostrar las primeras señales de haber acabado con su etapa alcista.

De esta forma, Segovia acumuló 49 nuevos contagiados en las últimas horas, una nueva cifra abultada de positivos en línea con la cosechada por los días anteriores, según reflejó el informe de la Junta sobre la situación epidemiológica en la Comunidad.

La última rebaja semanal en el número de contagiados revela que se está entrando en la ‘meseta’ de la curva. Esto no significa que la situación vaya a mejorar rápidamente y que la quinta ola vaya a ser tan solo un mal recuerdo en el corto plazo. Además, hay que ser todavía más cauteloso con este posible descenso ya que se da en un periodo vacacional que provocará una gran movilidad social.

Realizada esta necesaria aclaración, la tendencia esta encarada a la baja y se espera que los contagios se mantenga o incluso bajen en las próximas semanas.

La peor tasa de incidencia a 14 días se registra en Burgos con 1.089, y Palencia, con 1.017. Por debajo del millar se encuentran Soria, 970, Valladolid, con 696, Ávila, con 632; Segovia, con 628; Zamora, con 506; León, con 467; y Salamanca, con 360 casos. Todas ellas se encuentran en situación de riesgo ‘muy alto’, si bien en todas ellas se anotan descensos de incidencia.

En cuanto a la tasa a siete días, destacan con peores resultados también Burgos, con 419,4, y Palencia, con 431,01; junto a Soria, 391,5; Valladolid, 318; y Ávila, 302,54. Asimismo, se sitúa en 278,85 en Segovia (la única provincia en la que sube este índice), 237,41 en Zamora; 191,04 en León y 162,19 en Salamanca.

La cifra de muertes por Covid-19 permaneció inmutable respecto a la jornada anterior, sin de momento sumar nuevas defunciones en agosto tras las dos contabilizadas a finales del mes de julio.

Las cifras hospitalarias volvieron a empeorar en las últimas horas. Cabe destacar que aunque en las últimas jornadas la presión asistencial ha aumentado, todavía esta se mantiene en niveles asumibles. Esto sin duda es culpa directa de las vacunas, ya que sin estas y con los actuales valores de contagios el impacto hospitalario hubiera sido mucho mayor.

Los ingresados en las UCI con Covid-19 aumentaron hasta seis, uno más tras la última actualización. La tasa de ocupación en estas instalaciones en el Hospital General se sitúa en el 45%, con 14 de las 31 camas disponibles (16 estructurales y 15 habilitadas) en uso, porcentaje inferior al que presenta la media regional, que está en el 57%. De los ingresados, un total de seis padecen Covid-19, mientras otros ocho pacientes no guardan relación con la pandemia.

Por su parte la situación en planta no registró cambios, cortando con la grave subida del domingo cuando la cifra de hospitalizados pasó de 12 a 20. Representa el número más alto de ingresados en planta desde el 18 de mayo.

El número de brotes activos se redujeron hasta 102, ocho menos que en la última actualización, con 469 positivos asociados a ellos. No se remitieron detalles sobre nuevos focos en la provincia durante las últimas horas.

 

Esperanza de un futuro con menos positivos

04 02 grafico web
Evolución semanal desde diciembre de 2020

En la gráfica se puede ver la evolución de los contagiados semanales desde diciembre de 2020, lo que engloba toda la situación epidemiológica antes del inicio de la tercera ola hasta el presente. Como se puede observar, siempre que la cifra semanal de contagiados ha descendido respecto a su predecesora ha traído consigo una rebaja de la incidencia sostenida en los siguientes parciales. La última semana ha cosechado una disminución notable respecto a su antecesora, con lo que de seguir la inercia augura la futura caída de la curva.