Un padre, con un carrito de dos bebés por el centro de Segovia. / KAMARERO
Un padre, con un carrito de dos bebés por el centro de Segovia. / KAMARERO

La provincia de Segovia registró un total de 467 nacimiento hasta el mes de julio; lo que se traduce en un 25,9% menos que antes del inicio de la pandemia generada por la covid-19 y un 16,2% menos que hace un año, según los datos de la Estimación Mensual de Nacimientos, que publicó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE). En relación a las cifras de 2019 es el tanto por ciento más grande de la Comunidad, con más de 15 puntos por encima de la media autonómica (menos 10,3%) y 17 que la nacional (menos 8,6%). En cuento a la comparativa de 2021 también es la provincia de la región en la que más decae la natalidad en tanto por ciento.

En el conjunto de Castilla y León, la Comunidad contabilizó un total de 7.537 nacimientos entre enero y julio de este año, cifra que supone un 10,33% menos que en el mismo periodo de 2019, ejercicio previo a la pandemia. No obstante, la cifra creció un 0,44% en relación al año 2021.

Asimismo, en el conjunto del país, los nacimientos se situaron en los primeros siete meses en los 188.062, lo que supone un 8,63% menos que en el mismo periodo de 2019, pero un 0,98% menos que en 2021. Además, se contabilizaron 28.852 nacimientos en julio en toda España, de los que 1.087 correspondieron a Castilla y León.

En cuanto a las provincias, los nacimientos disminuyeron en relación a 2019 en todas las provincias. En concreto, en Ávila lo hicieron en un 12,36%, hasta los 481; en Burgos, un 11,95%, hasta los 1.226; en León, un 7,89%, hasta los 1.258; en Palencia, un 0,02%, hasta los 554; en Salamanca, un 7,4% hasta los 1.039; en Segovia, un 25,93%, hasta los 467; en Soria, un 14,81%, hasta los 300; en Valladolid, un 6,67%, hasta los 1.820, y en Zamora, un 19,87%, hasta los 392.

Por otra parte, las defunciones estimadas por el INE en hasta julio alcanzaron en Castilla y León las 21.532, lo que supone un 11,8% más que hace un año y un 11,4 por ciento más que en 2019. A diferencia, las muertes, que se situaron en España en las 310.371, descendieron un 4,56 en la evolución interanual y aumentaron un 11,66% respecto al ejercicio de 2019, previo a la crisis sanitaria.