El protocolo actual sobre celebración de eventos en el entorno del Acueducto se modificará y ampliará su ámbito de actuación. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El Ayuntamiento de Segovia quiere blindar la protección al Acueducto, dentro de sus competencias, a través de cuatro ordenanzas municipales y un protocolo sobre la celebración de actividades y eventos en su entorno. En estos momentos, como adelantó esta redacción, está abierto el periodo de consulta pública de la Ordenanza de Convivencia Ciudadana, sobre la que recaerá la tipificación y el régimen sancionador de un amplio catálogo de comportamientos incívicos o irrespetuosos que pueden dañar al monumento romano.

A través de la Concejalía de Patrimonio Histórico comenzaron a principios de este año nuevos trabajos para definir el instrumento legal para proteger el Acueducto siguiendo las directrices jurídicas marcadas por los técnicos municipales después de que en los últimos años se trabajase en una ordenanza específica de protección del Acueducto y su entorno, con un primer borrador en 2017, que pasó por un periodo de consulta pública en septiembre de ese año.

En este sentido, la alcaldesa, Clara Luquero, ha explicado que, aunque “la verdad es que se había hecho un trabajo muy importante en el área de Patrimonio Histórico, luego eso tiene que ir avalado con los informes favorables de otros servicios municipales como Secretaría General, Intervención… y nos hemos encontrado con que el criterio jurídico, técnico, es que es necesaria una ordenanza sancionadora para unificar los procedimientos sancionadores de todas las ordenanzas en una sola, así como que se incorporen todos los aspectos relacionados con el monumento a otras ordenanzas”.

A finales de enero, desde la Concejalía de Patrimonio Histórico explicaban que, tras el informe redactado por los técnicos municipales, se había decidido replantear el texto de la ordenanza de protección del Acueducto y vincular, en parte, su contenido con otras ya en vigor o en proceso de revisión. El argumento era que con ese planteamiento se quería dotar de una mayor operatividad administrativa a la futura ordenanza, así como de una mayor visión de conjunto de la ciudad y de su principal monumento.

Sin embargo, la posición actual del equipo de Luquero, siguiendo el criterio técnico, tal y como recalca la propia regidora, es reconducir el borrador de la ordenanza de protección del Acueducto y sustituirlo por un protocolo específico, por un lado, y modificar las ordenanzas municipales de convivencia ciudadana, la de ocupación de vía pública con terrazas de hostelería, en la de tráfico y la general de ocupación de vía pública, por otro, abordando en todas ellas de manera específica aquello que afecte al monumento.

La modificación más avanzada es la de la Ordenanza de Convivencia Ciudadana con un texto que clarifica y facilita la interpretación de las normas y criterios de protección y actuación de cara a su aplicación por parte de la Policía Local. Ciudadanos a título particular y colectivos pueden hacer aportaciones durante el periodo de consulta pública que finalizará el 5 de octubre. Después se elaborará un borrador definitivo, que podrá o no incluir algunas de esas aportaciones, y seguirá la tramitación ordinaria, incluyendo la aprobación definitiva por el pleno. A continuación, Patrimonio Histórico tiene previsto poner en marcha una campaña informativa dirigida a la ciudadanía.

En cuanto al protocolo que recogerá los criterios de protección en relación con las actividades que supongan la ocupación de la vía pública en el entorno del Acueducto, al margen de las terrazas de los establecimientos hosteleros, lo que incluye, por ejemplo, la celebración de eventos, actuaciones, conciertos, etc, la alcaldesa ha explicado que se modificará el actual, de 2007, que regula solo el entorno del tramo más elevado del Acueducto. Es la Concejalía de Patrimonio Histórico la encargada de visar todos los proyectos a realizar en ese espacio.

Por último, fuentes de Alcaldía han indicado que también está avanzada la futura Ordenanza de Procedimiento de Sancionador Único y se tramitara próximamente.

Cs ha pedido una explicación

“Los segovianos merecemos una explicación sobre la reciente decisión de Luquero de no regular específicamente la protección del Acueducto, a pesar de que llevamos años escuchando que ya está ‘casi lista’”, ha aseverado Noemí Otero, portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento. Ha recordado en este sentido las declaraciones de la alcaldesa y de la concejal responsable de Urbanismo y Patrimonio Histórico, sobre todo durante el pasado periodo electoral “haciendo alarde de tener el texto preparado ‘a falta de los últimos trámites’ y resulta que es mentira”.

Según ha advertido la portavoz de Cs, la importancia del asunto pasa por ser conscientes de lo que supone el Acueducto para Segovia y para los segovianos. “Si ahora aseguran que es más efectivo adaptar una ordenanza ya existente, ¿por qué han gastado tanto tiempo engañando con una nueva que nunca verá la luz? Y, lo más importante, ¿por qué Luquero ha permitido que nuestro monumento insignia continúe desprotegido hasta ahora?”, lamenta la concejala de la formación naranja.

Nos encontramos ante una muestra más de la mala gestión municipal de la alcaldesa y la impasibilidad de IU, una vez más han vendido humo y palabras que se lleva el viento”, ha señalado.

Ha recordado, además, que los planes normativos de 2018 y de 2019 incluían la creación de la ordenanza específica que tenía que formalizarse en el tercer trimestre del pasado año.

No hacerlo así sería prevaricar

Luquero insistió ayer, para explicar ese cambio de criterio, en que las administraciones públicas tienen que ser muy rigurosas con la normativa y las garantías jurídicas y “cuando un político hace algo en contra de los informes técnicos muchas veces está prevaricando. Aquí no se podía hacer. Hemos trabajado y nos hemos esforzado pensando que era lo idóneo y nos hemos encontrado, al recabar informes, que la vía es otra, regular lo mismo pero de otra forma”.