Espacios construidos en la segunda fase del campus que se inaugurará en los primeros meses de 2020. / KAMARERO
Publicidad

Tenemos la esperanza de que la Diputación de Segovia tenga en cuenta el compromiso adquirido por su anterior presidente Francisco Vázquez en lo que supone la suscripción de un convenio similar al asumido por la Diputación de Soria con el Campus de la UVa en esa ciudad; en ese caso con una contraprestación de 200.000 euros anuales”. El vicerrector de la UVa en Segovia, Agustín García Matilla, ha hecho esta declaración durante la rueda de prensa ofrecida ayer martes en el campus María Zambrano, precisando que esta financiación se puede traducir en la concesión de becas y en diferentes proyectos de colaboración que beneficien a la provincia. Ha recordado que “en su momento el IE se benefició de adjudicación de un edificio histórico sin contraprestación económica” y ha manifestado su confianza en que el actual presidente de la institución provincial, Miguel Ángel de Vicente, comprenda que la universidad pública está haciendo un “sacrificio” para completar el campus María Zambrano.

“Francisco Vázquez comprendió, y así nos lo hizo saber a los miembros del equipo rectoral que nos reunimos con él, — ha declarado García Matilla— que la inversión realizada por la UVa tanto en el presente ejercicio como en otros sucesivos, en equipamiento por un importe que ascenderá a cerca de los dos millones de euros, justifica que éste sea un buen momento para que la Diputación cumpla con su compromiso”.
Los representantes de la Universidad de Valladolid han solicitado y esperan mantener pronto una reunión con Miguel Ángel de Vicente en la que harán valer los informes de actividad de esta institución académica y más específicamente del campus María Zambrano.

“La UVa en Segovia —ha añadido Matilla—ha demostrado sobradamente su labor constante como motor de desarrollo educativo, cultural, económico y social en esta ciudad y en la provincia”.

Traslados a la segunda fase

Tras la recepción de las obras de construcción de la segunda fase del campus María Zambrano que se ha producido este verano, la Universidad de Valladolid está inmersa en el proceso de la compra del mobiliario y equipos de los despachos del Vicerrectorado, centros, profesores y tutorías, y en la redacción del pliego de contratación de un segundo bloque centrado en los salones de grados y de actos. La Universidad de Valladolid cuenta con un presupuesto cercano a los dos millones de euros para el equipamiento de las instalaciones, de los que 800.000 se emplearán a lo largo de este año. El objetivo ayer manifestado por el vicerrector Agustín García Matilla es que entre febrero y marzo de 2020 “podamos estar inaugurando la segunda fase”.

La disponibilidad de las nuevas dependencias permitirá prescindir de las sedes dispersas que aún está utilizando la UVa y ahorrar los gastos que supone su mantenimiento. La primera que se vaciará será la sede de Santa Eulalia por la que la UVa paga un alquiler a la Fundación Caja Segovia. El traslado está previsto para las próximas las navidades.