Imagen de la estación de tren de Segovia en el 130 aniversario de su creación. / KAMARERO

Segovia tendrá un papel protagonista en el 80 aniversario de Renfe, que estará presente en el día a día de la compañía durante todo 2021, año que sigue marcado por la pandemia de Covid-19, que ha limitado la movilidad, impactando de lleno en el transporte y los viajes. La línea Madrid-Ávila-Segovia fue la primera que sustituyó el sistema de vapor por uno eléctrico, una modificación que siguieron posteriormente el resto de vías del país.

Renfe cumple estos 80 años convertida en una operadora ferroviaria de primer nivel mundial y referencia en alta velocidad, con más de 15.000 profesionales y, en circunstancias normales, con 5.000 trenes circulando diariamente en España y más de 500 millones de viajeros al año.

Esta situación excepcional no impedirá a Renfe desarrollar una serie de acciones a lo largo del año para conmemorarlo, desde iniciativas comerciales, como la puesta a la venta de ofertas y promociones relacionadas con los diferentes servicios, hasta iniciativas con empleados, pasando por actos y encuentros institucionales, según fuentes de la compañía.

Una vez terminada la Guerra Civil, la dictadura nacionalizó una veintena de compañías para crear la Red Nacional de Ferrocarriles Españoles (RENFE). A partir de aquel momento, comenzaron los trabajos para la sustitución paulatina del sistema de vapor por uno eléctrico, siendo Madrid-Ávila-Segovia la primera. El siguiente paso fue el estreno, en 1950, del primer Talgo, recorriendo la línea Madrid-Irún, modelo que fue la gran aportación española al mundo ferroviario.

A partir de mediados de los 60, comenzó la modernización de la infraestructura y, a principios de los 80, se apostó por la creación de los grandes núcleos de Cercanías y de una red de infraestructuras de alta velocidad, que culminaría en 1992 con la inauguración del AVE Madrid-Sevilla, y que se desarrollaría, definitivamente, a partir de la primera década del siglo XXI, llegando también a Segovia.

En 2016, el AVE llegó ya a más de 30 ciudades españolas y traspasó la frontera con Francia, un proceso de internacionalización que se consolidaría en 2019, alcanzando en mayo de ese año los primeros 1.000 viajes del AVE Medina-La Meca (Arabia Saudí). La compañía espera que, en 2028, el 10 % de sus ingresos venga de fuera de España.

El 14 de diciembre 2020, el transporte ferroviario de viajeros quedó liberalizado, aunque la covid-19 ha retrasado hasta el próximo mes de mayo la entrada en España del operador público francés SNCF, uno de los dos nuevos competidores de Renfe (junto con Ilsa), prevista inicialmente para ese mismo día.