Publicidad

Por fin el calendario y la climatología se han puesto de acuerdo. Tras unos días con temperaturas más propias del otoño, la noche de Reyes trajo consigo, además de regalos, el primer temporal de frío y nieve. Estaba previsto, pero no por eso dejó de sorprender a propios y extraños y ayer se vivió una jornada complicada tanto en la capital como en la provincia a causa de la intensa nevada.

Los copos caían insistentemente desde la madrugada del sábado y no dejaron de hacerlo en todo el día. Los equipos de emergencias y cuerpos de seguridad, avisados, estaban preparados y desde primera hora de la mañana se comenzó a trabajar para evitar incidencias. En la capital, según informó la alcaldesa, Clara Luquero, “todos los medios del Ayuntamiento están en la calle”: tres máquinas quitanieves, que también iban arrojando sal y otra más pequeña, cumpliendo la misma función; y otros dos vehículos municipales que echaban sal.

Se intentaba tener la ciudad en las mejores condiciones posibles, aseguraba la regidora, siempre siguiendo el protocolo de actuación marcado para estos casos, es decir, tener limpias las vías principales: las que van al hospital, al Parque de Bomberos, a la estación del AVE, etcétera. A última hora de la tarde se habían repartido ya unas 100 toneladas de fundentes por la ciudad.

Reconoció Luquero que la situación estaba siendo “complicada”, porque a pesar de la previsión y de que ella misma había pedido que se reforzaran las plantillas de Policía Local y Bomberos, “llegamos hasta donde podemos y el temporal está siendo muy fuerte”.

Desde las redes sociales del Ayuntamiento, además, se pidió a los segovianos que no cogieran el coche a no ser que fuera estrictamente necesario y que se circulara con cadenas, incluso en la ciudad, porque “es mejor obligar a dejar el coche que tener que lamentar un accidente”.

Asimismo, se tomó la decisión de cortar al tráfico las calles con mayor pendiente a última hora de la tarde —vías de acceso a los barrios de La Fuentecilla y El Salvador, la calle Doctor Velasco, la subida a Zamarramala y especial atención en la subida de bomberos con San Gabriel—.

Tanto la Policía Local como los Bomberos reconocieron haber recibido decenas de llamadas y estar un poco sobrepasados por la situación. Desde el Parque de Bomberos de Segovia explicaron que habían realizado varias salidas, sobre todo para retirar ramas caídas sobre la calzada —en Torrecaballeros, en la carretera que une la localidad con Brieva; en Santo Domingo de Guzmán y en la plaza Día Sanz, entre otras— y que atendieron muchas llamadas que pedían información sobre la situación.

Además, a última hora de la tarde dos dotaciones de bomberos estaban preparadas para repartir sal por aquellas calles que indicara la Policía Local, ya que la coordinación entre todos los cuerpos ayer fue fundamental.

Los efectivos de FCC, por su parte, estuvieron trabajando todo el día “y no pararán por la noche”, aseguró la alcaldesa, para intentar que la jornada dominical sea más llevadera.

PROVINCIA Muchos segovianos se arrepintieron de coger el coche ayer, ya que en las carreteras de la provincia se registraron numerosas incidencias, hasta tal punto que la Junta activó el nivel 2 del Plan Territorial de Protección Civil (Plancal) en Segovia a las ocho de la tarde.

Desde la Dirección General de Tráfico (DGT) se iba informando minuto a minuto de las incidencias, que afectaron a todas las vías, tanto principales como secundarias. Así, hasta la AP-61 fue cortada al tráfico durante unas horas debido a la intensa nevada, entre San Rafael y Segovia, en ambos sentidos.

También tuvo que cortarse la AP-6, entre Villacastín y San Rafael, en este caso por un accidente múltiple que tuvo lugar pasadas las seis de la tarde.

El tráfico de camiones y articulados, así como de autobuses, estaba prohibido en la mayoría de las carreteras. De hecho, La Sepulvedana suspendió todos los servicios entre Segovia y Madrid y devolvió el dinero de los viajes a los usuarios.

A pesar de que la mañana comenzó sin problemas, con el plan de vialidad invernal activado y las quitanieves trabajando para mantener limpias las carreteras, lo cierto es que por la tarde la situación era muy complicada. Por ello, desde la Subdelegación del Gobierno hicieron público un comunicado por la tarde en el que se pedía “no utilizar el vehículo a menos que sea absolutamente necesario. Seguimos en nivel naranja y la práctica totalidad de las carreteras precisan de cadenas”.

El 112 atendió a lo largo de la jornada centenares de incidentes, la mayoría en la provincia de Segovia, 78, con especial incidencia en las carreteras del Sistema Central. Entre los asuntos más destacados, al centro de salud de Riaza tuvo que acudir un varón de 25 años que se había herido en una mano mientras colocaba las cadenas de su vehículo en la carretera N-110. En Cuéllar, se atendió a un varón de 25 años que había resultado herido en una salida de vía a las 14.20 horas en el kilómetro 7 de la SG-223.

En lo deportivo, la nieve también afectó a la jornada liguera, ya que se han suspendido los partidos de este fin de semana: el CD La Granja – Villarcayo, de la categoría Regional de Aficionados, que debía jugarse ayer; el UD El Espinar – Polideportivo Salas, también de Regional de Aficionados, que estaba previsto para hoy; y el que enfrentaría esta tarde a la Segoviana con el Atlético de Madrid B, que fue suspendido de manera definitiva a las seis de la tarde.