8 1kama WEB
Los libreros sufrieron las inclemencias meteorológicas en un deslucido Día del Libro de 2019. / Kamarero

La previsión meteorológica en la capital segoviana, con lluvia desde primera hora de la mañana, aunque el porcentaje de probabilidad no supera el 50%, ha motivado que los libreros segovianos hayan decidido no salir a la calle, de manera que permanecerán en sus establecimientos y no se trasladarán a la Plaza Mayor como estaba previsto y se había acordado con la Concejalía de Cultura.

Precisamente, el concejal de Cultura, Alberto Espinar, mantuvo una reunión ayer por la tarde con la Asociación de Libreros y, ante la decisión del colectivo, decidió no alquilar las carpas previstas, aunque mantiene la posibilidad, remota, reconoce, de que algún disidente pueda acudir, por su cuenta, a la elipse de la plaza.

Además, la Concejalía ha trasladado al interior de La Alhóndiga la actividad de animación a la lectura que se había programado para este mediodía en el quiosco de la Plaza Mayor.

La actividad, que comenzará a las 12.00 horas, consiste en el taller ‘Grafismo a muchas manos al son de la música’, coordinado por Elena Marqués, con música en directo y dirigido a niños de 4 a 10 años con acompañante. La inscripción puede realizarse minutos antes en la propia sala municipal.

El resto del programa de este Día del Libro de 2022 se mantiene y la alcaldesa, Clara Luquero, ha informado de que participará al mediodía, acompañada por otros miembros de la corporación, en la colocación de la tradicional corona de laureles en las placas y esculturas de los escritores Cervantes, María Zambrano, Antonio Machado y San Juan de la Cruz, que se iniciará. Antes, el concejal de Turismo, Miguel Merino, asistirá al Paseo Machadiano que recorrerá desde las 11 horas los lugares que frecuentó el poeta durante su estancia en la ciudad.

Se trata de una actividad organizada por la empresa municipal de turismo que, además, celebra una jornada de puertas abiertas en la Casa Museo de Antonio Machado, en la calle de los Desamparados.

Las dulzainas del grupo Aljibes amenizarán el vermú, un pasacalles que se adaptará si llueve a los soportales de la Plaza Mayor.

No faltarán los libropinchos de la editorial segoviana La Uña Rota, con el minivolumen ‘Nunca es tarde si la sopa es buena’ en establecimientos hosteleros colaboradores.