Imagen de un coche de la Policía Local. / Kamarero
Publicidad

El grupo municipal Podemos-Equo aprovechó el último pleno ordinario para, en boca de su concejal y portavoz, Guillermo San Juan, trasladar al Consistorio su preocupación por las molestias que se están ocasionando a las familias de la ciudad por parte de los pisos de estudiantes.

Cansados e incomprendidos. Así es como se muestran los vecinos que día sí y día también tienen que soportar constantes escándalos, no solamente los fines de semana. La mayoría de las quejas trasladadas a la formación morada provienen del centro histórico y de los alrededores de alguna de las residencias universitarias, referidas fundamentalmente a pisos de estudiantes extranjeros “de alto poder adquisitivo”.

Por este motivo, Podemos-Equo quiso conocer el número de avisos e intervenciones realizadas por la Policía Local en 2019. Como respuesta, el Ayuntamiento de Segovia trasladó la cifra de 136 llamadas, sin poder definir las zonas más afectadas. Número que triplica a los producidos por molestias por establecimientos hosteleros.

Podemos, en palabras de su concejal, se alinea con el malestar de los vecinos y tiene claro que “deben establecerse medidas preventivas también en materia de ordenanza de convivencia y seguridad”. Además, ve necesario “tener datos de las llamadas disgregadas por zonas, para “poder así dimensionar el problema”. “No hay que pasar por alto el efecto que estas molestias están teniendo en zonas como las del recinto amurallado, que además de la subida exponencial de los alquileres y del impacto del turismo masivo están suponiendo en muchos casos una expulsión progresiva de vecinos hacia otras zonas de la ciudad”, ha declarado San Juan.