Imagen de la concentración de los policías locales de Segovia frente al Ayuntamiento de la capital. / Nerea Llorente
Publicidad

Decenas de agentes de la Policía Local de Segovia se han concentrado frente a las puertas del Ayuntamiento para protestar contra los incumplimientos de los acuerdos alcanzados con el equipo de Gobierno. Unos acuerdos comprometidos el año pasado y que entonces provocaron la desmovilización de las protestas que ya iniciaron los agentes en 2018, pero que siguen sin ejecutarse.
Por ello, hartos de que la situación no haya mejorado y de que no existan siquiera unos plazos fijados para que esto ocurra han decidido volver a manifestarse y reclamar, principalmente, su equiparación salarial con el resto de policías de Castilla y León.

“La brecha salarial con el resto de policías locales de la Comunidad ronda los 300 euros, y el acuerdo de actualización al que llegamos con el Ayuntamiento no llegaba a los 150 euros, con lo que, aun cumpliéndose, no llegaría a subsanar la discriminación que sufrimos. Además, el resto de plantillas de sigue incrementando sus salarios, así que las cifras con las que estuvimos negociando habría que actualizarlas”, explica el secretario general local del Sindicato Profesional de Policías Municipales de Castilla y león, Ismael Concepción, quien lamenta que “la brecha sigue aumentando y el calendario se sigue dilatando”.

Pese a que en un primer momento se les dijo que el Presupuesto municipal de 2019 recogería esas exigencias “de mínimos”, además de la creación de un nuevo complemento, finalmente no fue así y ahora temen que ese compromiso no llegue a concretarse tras las eleccciones.

Las quejas de la plantilla van, en cualquier caso, más allá de las demandas salariales. “Somos la policía peor dotada en medios y tenemos unas instalaciones deplorables en cuanto a salubridad, higiene y seguridad. Todo junto nos convierte en una policía del siglo pasado, a la altura de los años 90; cuando somos una policía del siglo XXI y los ciudadanos se merecen una policía y un servicio mejor, porque pagan impuestos del 2019”, critican.

Esta situación, unida a las jubilaciones dentro de la plantilla está provocando una merma de los efectivos del cuerpo, al existir una “fuga” de agentes hacia otras capitales de la Comunidad. “Un compañero ya se marchó en febrero a Valladolid, otro se marcha ahora a Palencia y dudo que los seis compañeros que están en prácticas en la academia de Ávila lleguen a tomar posesión en esta plantilla, porque evidentemente cualquiera con posibilidades de marcharse se va a ir a buscar mejores condiciones que las de Segovia, y cualquier ciudad tiene mejores condiciones”, asegura Concepción.

Aunque por ahora no hay más movilizaciones convocadas, el Sindicato Profesional de Policías Municipales no descarta seguir tomando medidas de presión para solicitar “algo que es justo, mínimo y nada desorbitado”.