Local donde se celebró el cumpleaños, situado en la travesía de San Rafael del polígono de El Cerro. / Kamarero
Publicidad

La Policía Local de Segovia desalojó el miércoles por la noche un local comercial de aproximadamente 40 metros cuadrados de superficie, en el polígono de El Cerro, donde se estaba celebrando un cumpleaños al que asistían al menos 130 personas, según ha informado la concejala de Seguridad, Raquel de Frutos, quien ha añadido que la intervención policial se produjo tras recibir una llamada telefónica que denunciaba la presencia de una gran cantidad de personas en ese lugar.

La edil ha comentado que se trata de una de las mayores concentraciones de personas que se han detectado en las últimas semanas y que la Policía Local ha propuesto una sanción que podría oscilar entre 3.001 y 60.000 euros, al tratarse de una infracción grave contemplada en el Decreto-Ley 7/2020 de la Consejería de Sanidad de Castilla y León, de 23 de julio, que establece el régimen sancionador específico por el incumplimiento de medidas de prevención y contención sanitarias para afrontar la situación de crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19 en la Comunidad Autónoma.

La nave, perteneciente a una entidad bancaria, pero en la que todo indica que el promotor tenía permitido su uso, se encuentra en la travesía de San Rafael de la citada zona empresarial de la capital segoviana, aunque actualmente está desocupada y sin actividad comercial.

Los agentes que se desplazaron hasta el lugar donde estaba teniendo lugar la celebración encontraron en un primer momento a un grupo de unas doce o trece personas en el exterior y a más de un centenar en el interior, con un abanico de edades muy amplio, desde bebés en carrito a personas de edad avanzada, según fuentes municipales.
El desalojo se produjo de forma ordenada y sin que se registrasen incidentes, ha señalado la concejala, quien también ha indicado que cuando llegaron los agentes, los asistentes al cumpleaños que no tenían puesta la mascarilla en ese momento procedieron a colocársela, por lo que no se ha propuesto sanción para ellos.

Esta circunstancia se repite frecuentemente, según De Frutos, que insiste en que la Policía Local no puede estar en todos los lugares al mismo tiempo y apela nuevamente, como ya ha hecho la alcaldesa en numerosas ocasiones, a la responsabilidad individual para no hacer peligrar todo lo conseguido durante la pandemia.

La citada normativa de la Consejería de Sanidad recoge expresamente como infracciones graves la celebración de reuniones, fiestas o cualquier otro tipo de actividad o acto permanente o esporádico, sea de carácter privado o abierto al público, en espacios públicos o privados, en los que se produzcan aglomeraciones que impidan o dificulten la adopción de las medidas sanitarias de prevención y produzcan un riesgo o daño grave para la salud de la población, entendiendo que ese incumplimiento ha supuesto un riesgo de contagio a más de 15 personas y menos de 150. Si hubiera superado la segunda cifra se hubiera calificado como “muy grave” y la sanción correspondiente se situaría entre los 60.001 y los 600.000 euros.

No es la primera vez que este cuerpo municipal recibe denuncias por situaciones similares e incluso en la primera semana completa de agosto acudió al Santuario de la Virgen de la Fuencisla porque, con motivo de un funeral, se había producido una concentración excesiva de personas.

Celebraciones familiares y botellones de jóvenes (incluso menores) son las concentraciones de personas que más diligencias están motivando por parte de la Policía Local, que los fines de semana refuerza su dispositivo, según la concejala, que indica que prácticamente a diario se producen llamadas denunciando “situaciones que llaman la atención de ciudadanos, unas veces porque realmente incumplen la normativa y otras no; en general me parece bien porque la responsabilidad es de todos”.