Vehículo de la Policía Local de Segovia. / Kamarero
Publicidad

La Policía Local de Segovia celebrará este domingo, como cada 1 de marzo, la fiesta del cuerpo con actos públicos y privados. El objetivo de todos ellos es reconocer el trabajo y esfuerzo diario de sus agentes y fomentar el compañerismo entre los integrantes de la Policía Local.

Una celebración que, desde el sindicato CSIF, quieren aprovechar para recordar las carencias que todavía, y pese a años de reivindicaciones, sigue sufriendo el cuerpo.

Recuerda CSIF que este año se esperaba la incorporación de seis nuevos vehículos que, por diferentes problemas, aún no han llegado, “por lo que la situación ha empeorado, ya que alguno ha causado baja y el resto son más viejos, con más kilómetros, que hacen que el tiempo de respuesta sea mayor”.

En cuanto a los chalecos antibalas, desde el sindicato celebran la compra de más unidades de este equipamiento, pero advierten de que no son los suficientes para que cada efectivo policial disponga de uno como dotación.

Por otra parte, CSIF asegura que “las instalaciones, se han dignificado un poco, eliminado los olores en el vestuario de los agentes, al cerrar la zona de aseos hasta el techo, y quitarse el palomar que había encima”.

En el apartado de retribuciones, el sindicato informa de que pese a los últimos acuerdos alcanzados, solo se ha implementado uno de ellos –el ‘acuerdo de modernización’–, y que los agentes siguen pendientes de una propuesta de abono del resto de acuerdos.

Además, CSIF pone de manifiesto que “a los últimos agentes que estuvieron en la Academia no se les abonaron los gastos de manutención y transporte, derivados de su estancia en la misma, a pesar de estar recogido en las bases de la convocatoria, igual sucederá con los que están ahora en la Academia”. “Ello supone –aseguran– que durante el tiempo de formación (academia y prácticas), ser Policía Local en Segovia cuesta dinero, por lo que muchos optan por irse a otras plantillas”.

A pesar de todo, el sindicato reconoce que el equipo de Gobierno está mostrando una “mayor predisposición al diálogo y un mejor talante”.