Uno de los simuladores presentado por la empresa en julio de 2014. / Kamarero
Publicidad

La plantilla de la empresa Toro VES (Vehículos Especiales y Sistemas), filial del grupo Everis Aeroespacial, ha informado a El Adelantado DE que los actuales directivos quieren cerrar el centro de trabajo de Segovia que emplea a 30 personas y que, desde su fundación en 2012, ha contado con puntas de hasta cien contratos de trabajo para desarrollar proyectos concretos.

Los trabajadores, que han elegido a tres representantes para negociar las condiciones tras el anuncio de los despidos, que podrían ser efectivos desde el martes, 11 de agosto, están convencidos de la viabilidad del centro, así como de la solvencia económica de la multinacional Everis, pero la respuesta que han obtenido del negociador empresarial es que los últimos proyectos y contratos han sido deficitarios y que se han producido impagos, a lo que ahora se suma la incertidumbre y la falta de actividad por la crisis sanitaria del coronavirus.

Aproximadamente la mitad de la plantilla está en un ERTE temporal (expediente de regulación de empleo) desde que se declaró el estado de alarma a mediados de marzo y el resto, a la expectativa de los movimientos que dé la empresa en los próximos días.

Fuentes de los trabajadores han señalado que Toro VES no ha facilitado toda la documentación exigida pero, en cualquier caso, se oponen a la oferta que ha realizado, consistente en pagar a cada trabajador 28 días por año trabajado.

En este sentido, los representantes de la plantilla reclaman un plan de viabilidad o una indemnización equivalente a 90 días por año de trabajo, además de una compensación a los trabajadores que están en el ERTE, que se firmó de mutuo acuerdo y tiene como fecha de finalización el 31 de agosto, así como una carta de recomendación.

Las posiciones están muy enfrentadas y lo único en lo que ha cedido la empresa ha sido facilitar el pago de la Seguridad Social a uno de los empleados al que le restan dos meses para cumplir 55 años.

Se da la circunstancia de que “el negociador de la empresa está de vacaciones, en la playa”, según fuentes de la plantilla, y su actitud, a través de las videollamadas realizadas, es la de acelerar los trámites del cierre de un centro de trabajo que en 2014 fue presentado a las autoridades como un hito de innovación.

En este sentido, hace ahora poco más de seis años, en julio de 2014, la propia alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, asistía a un acto en las instalaciones que Toro VES todavía mantiene en la calle de los Gremios Segovianos del parque empresarial de Hontoria, así como también el entonces consejero delegado de la Empresa Nacional de Innovación (ENISA) –dependiente del Ministerio de Industria– Bruno Fernández, cargo que hoy ocupa el segoviano José Bayón, que fue concejal de Desarrollo Económico, Empleo e Innovación en el anterior mandato corporativo y que en 2017 informó de que Toro VES había sido una de las empresas que había avalado la candidatura de Segovia como Ciudad de la Ciencia, lo que le valió entrar a formar parte de la red Innpulso, un foro de encuentro y de definición de políticas locales innovadoras, donde se comparten experiencias y proyectos.

Una compañía brasileña compró entonces a Toro VES 3.000 simuladores de uso dual que fueron producidos en Segovia y la empresa tiene capacidad para fabricar 22 simuladores al día, así como vehículos aerolanzables de uso militar, de los que hasta julio de 2014 había producido unas 300 unidades para el parque móvil del Ejército español.

Toro VES ha fabricado simuladores de automóviles, de camión e incluso elementos de los vehículos porta-morteros ‘alakranes’ con destino a países como Brasil o Arabia Saudí.

La plantilla señala que había proyectos de futuro, por ejemplo para el sistema de control de los nuevos contenedores de la ciudad de Segovia, a través de un contrato con FCC, así como otros con la empresa agropecuaria Copese y con otra vallisoletana, que en las últimas semanas se han frustrado.

El Adelantado ha intentado sin éxito contactar con un portavoz de Toro VES.