La plantilla de CaixaBank se echa a la calle para protestar por el ERE

Casi dos centenares de empleados de la entidad se concentraron a los pies del Acueducto para manifestar su malestar por los plantes de despido

Concentracion Trabajadores Bankia Caixabank ERE KAM4755
Concentración de los trabajadores de CaixaBank. / KAMARERO

Casi dos centenares de empleados de CaixaBank se concentraron este jueves a los pies del Acueducto para rechazar “el ERE salvaje” planteado por la dirección de la entidad, que supondría el despido de 85 personas en la provincia de Segovia. De llevarse a cabo, afectaría a uno de cada tres actuales trabajadores.

En una convocatoria respaldada por numerosas organizaciones sindicales, los manifestantes portaron carteles, banderas y una pancarta con el lema ‘Todxs somos CaixaBank’. La concentración finalizó con la lectura de un manifiesto por parte de José Ignacio Bernabé, Jorge Pérez y Paloma Quintanilla.

A la cita acudió la práctica totalidad de la plantilla que ahora está integrada en una misma empresa, y que procedían de la antigua Bankia (213 en 45 oficinas), y de CaixaBank (39 en once sucursales). Dada la alta cuota que tenía Bankia en Segovia, el ERE supone una importante cifra.

“Estamos aquí para manifestar nuestro total rechazo a los despidos forzosos, a cualquier medida traumática y al recorte de las condiciones laborales y salariales que pretende la Dirección de la empresa”, dijeron a la vez que consideraron que es una “falta de respeto” las condiciones que se están planteando en la negociación.

José Ignacio Bernabé considera que las condiciones de despidos deben ser iguales para los trabajadores de una y otra entidad, ya que ahora pertenecen a una misma empresa; y que las salidas de ella sean voluntarias. En su opinión, “una empresa con grandes beneficios, en la que sus directivos se suben sus sueldos e incentivos, y que ha recibido ayudas públicas, no puede realizar estos planteamientos y no es buen ejemplo de empresa responsable y comprometida con esta sociedad”, añadió. Actualmente, y desde el día 11 de mayo, están negociándose las condiciones de bajas laborales, aunque las posturas de una y otra parte se encuentran bastante distanciadas. Para los trabajadores, “es responsabilidad de la Dirección presentar un plan de reestructuración respetuoso con la plantilla y con la sociedad de la que quiere ser ejemplo de obra social”.