El brillo de algunas de las perseidas puede ser tan luminoso como el de la luna llena
El brillo de algunas de las perseidas puede ser tan luminoso como el de la luna llena. / EFE

Los detectores del proyecto SMART, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), desde los observatorios astronómicos ubicados en distintos puntos de España, han registrado el paso de una perseida sobrevolando el centro peninsular a 212.000 km/hora.

Esta bola de fuego pudo verse desde más de 500 kilómetros de distancia debido a su espectacular brillo -fue casi tan luminosa como la Luna llena- a las 23:58 horas del jueves y se produjo como consecuencia de la entrada en la atmósfera terrestre de un fragmento desprendido del cometa Swift-Tuttle a unos 212.000 kilómetros por hora.

Según el análisis del investigador principal del proyecto SMART, José María Madiedo, del IAA-CSIC, la bola de fuego es la perseida “más brillante que se ha podido observar sobre España durante el pico de actividad de esta lluvia de estrellas”.

El fenómeno luminoso se inició a una altitud de unos 130.000 kilómetros sobre el centro de la provincia de Segovia y desde allí avanzó en dirección suroeste, atravesando la parte más oriental de Ávila y extinguiéndose a unos 75 kilómetros de altitud sobre la provincia de Toledo, casi sobre la vertical de la localidad de Navamorcuende.

La distancia total recorrida por este bólido desde su inicio sobre Segovia hasta su punto final sobre Toledo fue de unos 150 kilómetros.

Los detectores del proyecto SMART operan en el marco de la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa (SWEMN), que tiene como objetivo monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.

Si bien son percibidas como estrellas fugaces, el hecho cierto es que son partículas de polvo del tamaño aproximado de un grano de arena que deja el cometa Swift-Tuttle en su órbita alrededor del sol.5 El efecto luminoso se produce cuando estos granitos atraviesan la atmósfera terrestre, atraídas por la tierra y se volatilizan. Lo hacen a unos 210.000 kilómetros por hora. Su período de actividad es largo y se extiende entre el 16 de julio y el 24 de agosto. Su máximo es entre el 11 y el 13 de agosto con tasa horaria zenital (THZ) 100, lo que le convierte en la tercera lluvia del año (después de las cuadrántidas y las gemínidas), aunque las perséidas son las más populares por ser visibles desde el hemisferio norte durante el verano.