Fotograma del vídeo grabado por uno de los brigadistas. / E. A.
Publicidad

El daño medioambiental que dejan las llamas que han arrasado varios centenares de hectáreas en la Sierra de Guadarrama, con matorral, robles y sobre todo pinos, es una tragedia para todos pero este suceso, cuyas causas todavía se investigan aunque se sospecha de la mano humana, ha puesto de relieve también que las personas son capaces de lo mejor. Los centenares de voluntarios que han colaborado y continúan ofreciéndose para restaurar el monte son un claro ejemplo pero también historias como la divulgada hoy por Emergencias 112 en Madrid sobre un piloto segoviano que con gran pericia consiguió ahuyentar a un grupo de caballos, entre 20 y 25 según su testimonio, que avanzaba hacia el fuego sin control.

Se trata de Ciro Muñoz, piloto de un helicóptero de una brigada helitransportada de la Comunidad de Madrid con base en Bustarviejo, que salvó la vida de los animales al conseguir que cambiarán de dirección cuando corrían asustados entre el humo en dirección a uno de los focos activos del incendio.

Muñoz explica en un vídeo difundido por Emergencias que divisaron el grupo de animales cuando el helicóptero iba a proceder a recoger, en lugar seguro, a los brigadistas que se encontraban en la zona.

Al percatarse del riesgo que corrían los caballos, este piloto decidió cambiar de dirección y poner el vehículo delante de ellos para evitar que llegarán al fuego colocándose justo encima y a poca altura, para reconducirlos hacia una zona sin llamas.

Cortó el paso a los caballos volando a escasa altura y a poca velocidad para que se “asustaran con el ruido de las hélices del helicóptero”.

“Conseguimos que pararan, dieran la vuelta y bajaran al valle”, ha explicado, asegurando después que “nos sentimos muy orgullosos de salvar a esta manada de caballos”.

La historia de Ciro y su helicóptero ha trascendido y numerosos medios de ámbito nacional la han recogido.

Además, el vídeo que grabó uno de los componentes de la brigada helitransportada se ha hecho viral en las redes sociales y a través de aplicaciones de mensajería como WhatsApp.

Estel incendio forestal que todavía no se ha dado por extinguido, aunque sí por controlado, ha arrasado en torno a 400 hectáreas en la vertiente segoviana de la Sierra de Guadarrama y se estima que la mitad corresponden al ámbito del Parque Nacional. Un centenar del total son de masa arbolada, principalmente pinar.

Ese mismo incendio afectó a otras diez hectáreas de monte situadas en el término municipal de Rascafría, en la Comunidad de Madrid.