Una actuación durante la campaña de música antigua. / el adelantado
Publicidad

La campaña escolar de música que organiza la Diputación de Segovia desde el año 2004 ha dado protagonismo a lo largo de los años a la música del barroco, a la música del cine, a la música clásica, a la ópera, a la música hecha con elementos reciclados o, entre muchas otras, como en 2018, a la música tradicional. Para este 2019 el Área de Cultura, Juventud y Deportes ha decidido que es el momento de poner en primera fila a los instrumentos encargados de marcar el ritmo de las melodías, de percusión, y, por ello, ha encargado a la Asociación Batukones llevar la batuta de un programa que se desarrollará en la provincia desde hoy martes, 15 de octubre, hasta el próximo 25 de noviembre. Más de 5.000 estudiantes de Primaria, además de aquellos algo mayores de los centros de la provincia en los que existe extensión del primer ciclo de Secundaria, volverán a ser partícipes de un proyecto que, de forma didáctica y dinámica, acerca a los más pequeños a la actividad musical por medio de un concierto en el que los alumnos no son sólo espectadores, sino también, parte fundamental de la actuación. Los estudiantes son invitados a ser partícipes de un recital en el que, además de contenido musical, no faltarán estímulos y propuestas por parte del grupo Batukones, que puedan contribuir a crear un ambiente de socialización en torno a la actividad cultural. No en vano, esto es lo que pretende la campaña escolar de música: ofrecer un contenido musical adecuado a las edades de los destinatarios y vinculado a una serie de elementos motivadores que capten la atención de los alumnos, algo a veces complicado a estas edades.

En esta ocasión, los 27 conciertos que ofrecerá la Asociación tendrán como tema de fondo el cuidado de la Tierra y la sensibilización por la naturaleza, aprovechando que parte de los instrumentos con los que Batukones se subirá a los escenarios han sido realizados a partir de materiales reciclados y que, muchos de ellos, además, están asociados a diferentes culturas y etnias. Bombos, djembés, darbukas, vibráfonos, bidones o incluso papeleras servirán para crear diferentes atmósferas y armonías con las que la formación tratará de inculcar en adolescentes y niños el interés por los instrumentos y las bases que marcan los ritmos.

Los primeros en descubrirlo serán los alumnos del CRA Campos Castellanos, quienes se trasladarán hasta el centro cultural Pedrazuela de Cantimpalos para asistir al concierto inaugural de un calendario que, con la colaboración de los ayuntamientos, también se desarrollará en otros catorce centros y auditorios de la provincia, acogiendo a estudiantes de más de una treintena de colegios.

Por el contrario, los últimos serán los del CEO La Sierra de Prádena y los del CEIP Marqués de Lozoya de Torrecaballeros, quienes el 25 de noviembre asistirán al recital que se celebrará en el Centro Cultural Canónigos del Real Sitio de San Ildefonso, poniendo fin a una nueva edición de un programa al que la Diputación de Segovia, consciente de su importancia en el desarrollo educativo de los jóvenes de la provincia y de que se trata de un modo efectivo de vincular educación y arte, dedica un presupuesto de 45.604,33 euros.

Como es habitual, la institución provincial se hará cargo del coste del desplazamiento de los escolares a los centros donde tendrán lugar las representaciones en días laborables.