la fuencisla catedral novena
Foto de archivo del pasado año, donde la imagen de la virgen fue recibida en el interior de la Catedral. / KAMARERO

Por segunda vez, la crisis sanitaria obligará a los devotos de la Virgen de la Fuencisla a participar en el novenario y la fiesta de la patrona de Segovia condicionados por las medidas establecidas por las autoridades. Si bien es cierto que los buenos datos epidemiológicos permiten una cierta flexibilidad en cuanto a la ampliación de los aforos, la Real Cofradía de Nuestra Señora de la Fuencisla mantiene la prudencia y el respeto a las normas sanitarias a la hora de desarrollar el programa religioso y cultural que dará comienzo mañana con la llegada de la imagen de la virgen a la Catedral desde su santuario al pie de las Peñas Grajeras.

Julio Borreguero, presidente de la Cofradía, indicó que aunque el paso a la fase 1 que se concretó este martes en la provincia hace posible la celebración de procesiones, las condiciones exigidas por las autoridades a tal fin hacen inviable la organización, al no poder garantizarse el control en la participación ni la distancia de seguridad en los actos más multitudinarios como son la llegada y la despedida de la Virgen o la tradicional ofrenda de frutos de la tierra.

De este modo, y al igual que el año pasado, la imagen de La Fuencisla será trasladada el jueves 16 a la Catedral en un vehículo particular y será dentro de la seo segoviana donde las camareras ultimarán la vestidura de la imagen, que lucirá el denominado ‘Manto de la Pirámide’, donado por una familia segoviana hace algunos años, así como la corona con la que fue obsequiada en su entronización en 1916 y el pectoral que el obispo emérito de Segovia Ángel Rubio regaló a la virgen este año.

El desarrollo de la recepción de la virgen tendrá lugar dentro de la Catedral, a partir de las 20,30 horas, donde la imagen llevará a cabo una pequeña procesión portada en andas por las camareras de la Virgen desde la capilla del Santísimo hasta la Via Sacra, escoltada por una escuadra de alumnos de la Academia de Artillería. Allí, el grupo de danzas La Esteva bailará ante la virgen antes de ser trasladada al altar mayor, donde el Cuerpo de Bomberos la entronizará en el retablo situado tras el presbiterio. El acto concluirá con las palabras del obispo César Franco, que presidirá esta ceremonia.

A partir del viernes 17, dará comienzo el novenario que comprende el rezo del Santo Rosario y la Eucaristía, que este año será predicada por el prior del convento de Carmelitas Descalzos Salvador Ros y oficiada por el obispo de Segovia. La novena de los jóvenes comenzará el sábado 18 en su tradicional horario de las siete de la mañana.

La Cofradía no ha querido prescindir de la tradicional ofrenda de frutos de la tierra, con la que consiguen año tras año remediar las necesidades de los centros asistenciales de la capital. Este año, ha convocado a las asociaciones y colectivos en la Catedral el viernes 24 a las 17,30 horas para llevar a cabo la ofrenda a partir de las 18,00 horas, que contará este año con el profesor y exdelegado en Segovia de la Junta de Castilla y León Javier López Escobar como oferente.

El novenario incluirá este año también un homenaje a los profesionales sanitarios que luchan desde hace año y medio contra el Covid, a los que la Cofradía concederá la medalla de honor en un acto que tendrá lugar el sábado 25 a las 12 del mediodía en el enlosado de la Catedral.

La patrona de Segovia regresará al santuario el domingo 26 en un acto de despedida que también tendrá lugar en la Catedral, aunque desde la cofradía no descartan realizarlo con arreglo a las prescripciones sanitarias si se dan las condiciones oportunas.