El ascensor de la calle Gascos ha sido uno de los proyectos más destacados del año en la ciudad. / KAMARERO

En el año más difícil de la historia moderna de la ciudad, Segovia ha tenido que adaptarse a una situación inédita generada por la pandemia provocada por el Covid-19. La crisis sanitaria ha obligado al Ayuntamiento a readaptar sus decisiones a una realidad desconocida que ha supuesto un importante esfuerzo económico y organizativo orientado a paliar los efectos que ha generado en el tejido productivo y social de la ciudad.

En el balance de 2020, la alcaldesa Clara Luquero resaltó esta semana ante los medios de comunicación el trabajo realizado por el equipo de Gobierno durante los meses más duros del confinamiento y la posterior adaptación de servicios a las exigencias y recomendaciones de las autoridades sanitarias.

En este catálogo figuran desde el servicio de comida y medicamentos a domicilio al servicio sicológico de atención telefónica, pasando por el reparto de mascarillas a diferentes colectivos, las ayudas al alquiler o al tejido cultural (Segovia un oasis de cultura, Segovia 10, diez proyectos de creadores locales…). Además, el Ayuntamiento en colaboración con los agentes sociales ha puesto en marcha las ayudas al comercio a través de la campaña Son compras y mucho más, o a la hostelería (con o sin terrazas), además de la creación de la plataforma Market Place.

La alcaldesa señalo también el trabajo realizado en la organización interna del propio Ayuntamiento, donde se han tenido que establecer nuevos criterios de funcionamiento para prestar el servicio de manera presencial -acondicionado una nueva dependencia con cita previa en el centro cívico San José- o en remoto, adaptando las necesidades de los servicios.

A pesar de la situación y de la atención especial a las nuevas necesidades planteadas por la crisis sanitaria y económica, Luquero subrayó que las distintas áreas de gobierno han mantenido sus compromisos con los diferentes colectivos ciudadanos, subvenciones que les permiten continuar desarrollando su actividad en la ciudad.

Igualmente, dando cumplimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible –ODS- y a la Agenda 2030 se ha enfatizado la coordinación como materia transversal en el Ayuntamiento para su aplicación en las políticas municipales.; a lo que hay que añadir la ejecución de nuevos proyectos a lo largo de este año y el inicio de la tramitación de otros que verán la luz en 2021.

Entre las principales realizaciones destacadas por la alcaldesa a lo largo de 2020 figuran la puesta en marcha del ascensor en la calle Gascos y el inicio de las obras del ascensor del barrio de San José, un recorrido accesible que salvará el desnivel que existe entre la calle Mónaco y la calle Mirasierra.

Se ha ejecutado un importante plan de asfaltado (23.000 m2) principalmente en calles localizadas en los barrios de La Albuera-El Carmen, Nueva Segovia y San Lorenzo.
Junto a él la renovación de redes de abastecimiento y saneamiento con una inversión cercana a los 300.000 euros que ha concluido con la finalización de la tercera fase del proyecto de la avenida Juan Carlos I que permite la creación de un anillo hidráulico en la ciudad.

Obras

Este año se ha puesto en marcha el proyecto de regeneración urbana de la cabecera del valle de Tejadilla que supondrá la conexión de esta zona con el barrio de la Fuentecilla-Puente de Hierro y la recuperación para toda la ciudad de este espacio natural, al día de hoy, degradado. Además, se sustituirá el colector que atraviesa el valle, proyecto redactado en colaboración con ACUAES.

Con la Junta de Castilla y León, la consejería de Fomento, se firma el protocolo general de actuación para impulsar la construcción de la nueva estación de autobuses. Se aprueba e inicia el ARU de San José-El Palo-Mirasierra programa cofinanciado por el Ayuntamiento de la capital, el Ministerio de Fomento, la Comunidad autónoma y los propios vecinos, cuyo presupuesto total es de 2.181.078 euros, en el que se podrán rehabilitar un máximo de 100 viviendas. En el barrio de San Millán se ejecutará el proyecto, ya aprobado, de remodelación integral de la plaza de la Morería, una intervención en 3.000 metros cuadrados y una inversión de 350.000 euros.

Se han ejecutado obras de accesibilidad en distintos puntos de la ciudad. Destacar, el Centro de Recepción de Visitantes convertido en un inmueble que garantiza la accesibilidad universal y las que se han llevado a cabo en la Casa de la Lectura. Y comienza a ser una realidad el proyecto de “Habilitación de los patios de los colegios públicos para dedicarlos a espacios de juego y encuentro”.

La Junta de Castilla y León acuerda subvencionar la redacción del Plan de Gestión de la Ciudad Vieja de Segovia y su Acueducto, documento esencial como Ciudad Patrimonio de la Humanidad declarada por la UNESCO; y el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana notifica al Ayuntamiento la concesión definitiva del 1,5% cultural (1.098.450 euros) para la restauración y consolidación de los paños y torres de la Muralla situados junto a la puerta de San Cebrián y junto al Hospital de la Misericordia.

De igual modo, se abrió el proceso de licitación del proyecto de rehabilitación del Teatro Cervantes con un presupuesto de 10.634.136 euros y un plazo de ejecución de 42 meses.
En materia cultural y social, destacar también, por un lado, la exposición “Insurrecta” del artista Gonzalo Borondo, una propuesta que ha convertido toda la ciudad en una sala de exposiciones con la que conmemorar el 500 aniversario de la rebelión Comunera; y por otro la entrega del título de Hijo Adoptivo al empresario Bart van Malderen, fundador del grupo empresarial Drylock y la concesión de la Medalla de Oro de la ciudad a la Comandancia de la Guardia Civil.

La pandemia marca un año ‘muy difícil’ para la gestión de la ciudad
El plan de asfaltado ha mejorado más de 20.000 metros cuadrados en varias calles de la capital. / KAMARERO

2021, el año de la inversión

La crisis sanitaria marcará de nuevo en gran medida la actividad municipal en el año recién estrenado, pero la posibilidad de incorporar los remanentes de tesorería al plan presupuestario permitirá al Ayuntamiento desarrollar algunos importantes proyectos para la ciudad.

Así, se mantendrán las medidas para paliar y compensar las consecuencias económicas y sociales provocadas por la crisis sanitaria de la COVID-19 (tejido económico, limpieza de colegios públicos, ayudas de emergencia social y a la vivienda); pero también el año en el que se invertirán 11 millones de euros, entre remanentes y presupuesto municipal, en diferentes proyectos, entre los que figuran: la ampliación de la calle San Gabriel, la segunda fase del acondicionamiento de la avenida Padre Claret (entre la plaza de la Artillería y la calle Soldado español); urbanización de la calle Camino de la Huerta (barrio de San Lorenzo); y obras de mejora del cementerio municipal, así como el plan de mantenimiento y renovación de vías públicas de la ciudad, la remodelación y mejora de los polígonos industriales-fase I; la rehabilitación de la Cárcel_Centro de Creación y la ampliación por la ciudad del carril bici.