Concierto de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (Oscyl).
Concierto de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (Oscyl). / M. G.
Publicidad

El área socioeducativa de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (Oscyl) se ha ampliado desde el pasado enero a las nueve provincias de la Comunidad, en las que se realizarán 16 nuevos proyectos educativos, de los cuales once ya están en funcionamiento, beneficiando a más de 1.500 personas.

Con esta ampliación, los proyectos de estímulo social y educativo llegan este año a dos centros de Segovia, primero al Colegio de Educación Especial Nuestra Señora de la Esperanza, donde se está trabajando desde el pasado mes de enero, y tras el verano, a la asociación Aspace Segovia.

El proyecto del área socioeducativa, que comenzó en 2010, aglutina actualmente una red de agrupaciones formada por dos orquestas, una banda y cinco coros, con participantes de las provincias de León, Palencia, Salamanca y Valladolid. A lo largo del presente curso escolar, se celebrarán 23 conciertos, 14 formaciones, 24 talleres, así como visitas e intercambios entre proyectos de diferentes centros, explica en un comunicado la Consejería de Cultura y Turismo de Castilla y León.

Todas las actividades que se imparten en estos centros persiguen cumplir la doble vertiente del área socioeducativa, la integración social y el acceso a las artes escénicas en general y de la música sinfónica, en particular, a aquellas personas con discapacidades diferentes. La ampliación del área socioeducativa, que marca con claridad un antes y un después, está siendo posible gracias a la implicación y coordinación de una red de 83 profesores vinculados a la musicoterapia y a la OSCyL.

Este trabajo para llegar a toda la geografía de la Comunidad ahonda en el compromiso social de la Orquesta, en su concepción formativa más allá de la excelencia musical, en su vocación como instrumento de vertebración del territorio y en su empeño para que la actividad educativa llegue a todas aquellas personas con mayores dificultades de acceso a la música sinfónica, continúa el comunicado de la Junta.

La experiencia acumulada durante estos años confirma logros tan importantes como la reducción del absentismo escolar, el aumento de los vínculos entre alumnos con independencia de sus diferencias culturales, la mayor autoestima de los niños y jóvenes y la mejora en su capacidad de aprendizaje. Una serie de ventajas que, del mismo modo, se han extendido al núcleo familiar de los alumnos. “Un buen ejemplo de todo ello es la orquesta ‘In Crescendo’”, mantienen desde la Consejería.

Además, todos los profesores del programa tienen formación como instrumentistas y una reconocida experiencia docente y en todos los equipos siempre hay algunos con una formación específica en el campo de la musicoterapia o en disciplinas como la danza y el teatro.

De este programa socioeducativo han surgido igualmente los conciertos didácticos, los conciertos en familia, los talleres para bebés, la cantata Cantania, los conciertos participativos, los maratones musicales solidarios, los diferentes proyectos orquestales y corales en centros educativos, los talleres en centros del tercer sector, las colaboraciones con los centros educativos de enseñanzas artísticas y el Proyecto Orquestal Ibérico.