El delegado de la Junta, el director de Políticas Culturales, Cremaschi, la alcaldesa y la concejala de Cultura. / Nerea Llorente
Publicidad
G.A. / SEGOVIA

Incertidumbre. La palabra se repite en los últimos días, semanas, meses y en un festival cultural como Hay Segovia su directora, Sheila Cremaschi, sostiene que, evidentemente, “vamos día a día a un mundo de enorme incertidumbre. Hemos descubierto que somos vulnerables y, claro, esta es una situación con la que vamos a tener que aprender a convivir por varios años. ¿Qué vamos a hacer? ¿Quedarnos en nuestras casas tristes, muriéndonos de tristeza, de hambre? No, vamos a ir con muchísimo cuidado pero vamos a hacer eventos culturales”.

Cremaschi insiste en que los invitados a esta 15ª edición del festival en la ciudad quieren venir, que la organización lo tiene todo preparado para que vengan: los hoteles y los pasajes de avión en su caso contratados pero ahora mismo hay un escollo que es la prohibición de entrada en España de viajeros procedentes de EEUU, México y Marruecos, lo que afecta a cuatro de los participantes protagonistas, entre ellos el mexicano Guillermo Arriaga, aunque no quiere señalar a los que todavía son dudosos cuando hay otros 141 que han confirmado su asistencia, incluyendo varios de otros países europeos.

El plan B “en el peor de los casos”, según la directora del festival, sería que esos invitados ausentes participen por videoconferencia y “reforzar el escenario” con más personalidades . Cremasci cree que es lo más adecuado a la vista de lo sucedido en otros festivales que han sido virtuales “porque un escenario con una sola persona y una pantalla no funciona igual”.

La esperanza de la organización, al menos de la directora, es que si bien durante el verano la política general de los estados ha sido “que la gente no viajara y todos empezaron a poner restricciones; eso es lo que yo pienso pero me puedo equivocar, ahora que ya el verano está en su final creo que va haber un ajuste” y una mayor permisividad, al menos para viajes importantes como puede ser el de Guillermo Arriaga que tiene que recibir en Madrid, en el Espacio Fundación Telefónica, el Premio Alfaguara de novela.

En definitiva, a la pregunta de qué ocurrirá de aquí al intenso fin de semana del Hay (del 17 al 20 de este mes) , Cremaschi es clara: “estoy igual que ustedes, no se la respuesta. Espero con todo mi corazón que el 15 de septiembre, que es martes, sepamos que les dejan viajar. “Hay que aceptar con resignación la incertidumbre. No hay otra”, añade.

Respaldo económico

Económicamente Hay Festival Segovia cuenta con el respaldo del Ayuntamiento de Segovia, vía convenio, que aporta nuevamente 60.000 euros, además de la cesión de espacios como la Alhóndiga y apoyo logístico y organizativo, y de la Junta de Castilla y León, que este año duplica su contribución al pasar de 30.000 a 60.000 euros. También cede varios espacios.

En la presentación del programa de esta edición, ayer en el Archivo Histórico Provincial, Cremaschi ha agradecido ese respaldo y se ha congratulado de contar con personalidades como Clara Luquero, en responsabilidades como la Alcaldía de Segovia o Juan Ramón González, en la Dirección General de Políticas Culturales de la Junta de Castilla y León, que le acompañaron en este acto, junto al delegado de la Junta en Segovia, José Mazarías o la concejala de Cultura, Gina Aguiar, entre otros.