Una de las detenciones se produjo en pleno centro de Segovia, en la cercanía de la Plaza Mayor. / Kamarero
Publicidad

La operación antidroga desarrollada el miércoles pasado en Segovia, y que originó cierta alarma entre los vecinos que fueron testigos de las actuaciones policiales, se ha saldado finalmente con ocho detenidos y el desmantelamiento de seis puntos de venta de estupefacientes en diferentes barrios de la ciudad, según ha informado este sábado la Comisaría Provincial.

La Policía Nacional de Segovia inició la investigación hace seis meses, en el marco de una operación que se ha denominado ‘ARCO’. Fue a finales de 2018 cuando tuvo conocimiento, a través de la colaboración ciudadana, de la actividad delictiva de venta al por menor de drogas en algunos barrios segovianos.

Las vigilancias y seguimientos realizados por los agentes permitieron conocer que la actividad delictiva se realizaba desde las primeras horas de la mañana hasta la noche, con una continua afluencia de ‘clientes’, lo que llevó a concretar los lugares en los que se establecían los ‘puntos de venta’ y las personas que presuntamente la podrían estar llevando a cabo.

Ejecución de la operación

La Comisaría estableció un complejo dispositivo en la madrugada del pasado miércoles, día 19, con el apoyo de miembros la Unidad de Intervención Policial y de la Unidad de Guías Caninos, esta última con perros especializados en la detección de sustancias estupefacientes, adscritos a la Jefatura Superior de Policía de Valladolid.

Así, una vez obtenidos los correspondientes mandamientos judiciales efectuaron un total de diez registros, tanto de domicilios como de fincas, de los cuales siete se centraron en la ciudad de Segovia y tres en las localidades de Sotosalbos, La Lastrilla y Garcillán.

Como resultado de esta actuación se llevó a cabo la detención de ocho personas, vecinas de Segovia, como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas; y se desmantelaron los puntos de venta de droga localizados en la capital segoviana.

Droga intervenida

El resultado de final de la operación ha permitido incautar la cantidad de unos 100 gramos de una sustancia que, a falta de los análisis correspondientes, puede ser cocaína, distribuida una parte en bolsitas preparadas para su venta, además de en pequeñas ‘rocas’, así como varias dosis de otra sustancia con la apariencia de hachís.

También se han intervenido 8.000 euros, cinco vehículos de alta gama, teléfonos móviles, útiles para la preparación y manipulación de droga (básculas de precisión, bolsitas para preparar papelinas) y una máquina para la confección de paquetes al vacío para la distribución a los ‘clientes’.