Es muy habitual ver turistas con maletas y bolsas a los pies del Acueducto, buscando el alojamiento que han contratado en la zona del centro y el casco antiguo de la ciudad. / Kamarero
Publicidad

Las nuevas fórmulas de turismo continúan experimentando un auge en Segovia en los últimos tiempos. Plataformas digitales que ofrecen otras formas de contactar, reservar y obtener un alojamiento, muy difundidas entre los jóvenes, que facilitan los trámites y, en muchos casos, abaratan los costes a los usuarios. Una de ellas es Airbnb, el portal que ofrece apartamentos, viviendas y casas rurales eliminando los intermediarios, poniendo en contacto directo a huéspedes y anfitriones.

Según el boletín informativo de abril de 2019 del Observatorio Turístico de Segovia, en la capital existían, en fechas de publicación de dicho informe, un total de 158 apartamentos y viviendas activas en la plataforma, con una media de 2,3 habitaciones y capacidad media total de 5,3 plazas por apartamento. Teniendo en cuenta que las cifras hoteleras llegan a 2.335 disponibles, el informa situaba en un 26,4 por ciento la oferta total de alojamientos en el portal digital disponible en Segovia.

El crecimiento paulatino de estas cifras se observan al comprobar que en la actualidad, a día de hoy, el número de viviendas disponibles alcanza los 200, dependiendo de la fecha en la que se consulte la disponibilidad. Cabe destacar que el portal Airbnb admite la posibilidad a particulares de ofrecer sus viviendas o habitaciones en régimen de alquiler durante unas fechas específicas, a la vez que se puede cancelar durante otras, por lo que el número total de apartamentos disponibles varía, pero se mantiene en torno a los 200 en Segovia y su entorno (La Lastrilla, El Sotillo y San Cristóbal de Segovia).

Este paulatino aumento puede explicarse, además de por la demanda de viviendas turísticas, por el análisis que realiza el estudio ‘Las viviendas turísticas ofertadas por plataformas on-line: Estado de la cuestión’, publicado por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). En este estudio se detalle que Segovia es una de las once ciudades de España (capitales de provincia o capitales autonómicas) en las que el arrendador gana más dinero utilizando la fórmula de Airbnb que realizando el alquiler de forma convencional. Entre octubre de 2017 y septiembre de 2018, esta investigación detalla que en Segovia los arrendadores ganaron 6.372 euros anuales mediante el alquiler convencional; mientras que utilizando la plataforma de Airbnb ganaron 7.063 euros, lo que significa un 1,11 por ciento más gracias a la plataforma digital. Esta cifra ha ido en crecimiento, acompañada por el aumento en la oferta segoviana en Airbnb.

Mayores ofertas

Una gran parte de los apartamentos y viviendas ofertados en Airbnb en Segovia capital se encuentran en el casco antiguo y San Millán. En esta zona de la ciudad se pueden encontrar desde habitaciones individuales, hasta áticos y dúplex. El entorno de la Plaza Mayor y el Barrio Judío recogen buena parte de las posibilidades, lo que significa una gran propuesta para el turista y a un precio asequible.

Las ofertas van disminuyendo una vez que el interesado se aleja del centro. En los barrios más periféricos apenas se encuentran posibilidades, y un ejemplo de ello es Nueva Segovia, donde actualmente no hay apartamentos ofertados en Airbnb. Este detalle tiene una explicación en el citado componente turístico existente en Segovia en las ofertas de particulares del portal y es el motivo porque están ampliamente situadas en el casco antiguo y las zonas anexas a este.

Respecto a los municipios colindantes de la capital, como son La Lastrilla, El Sotillo o San Cristóbal de Segovia, las ofertas existentes en Airbnb se caracterizan por ser viviendas o apartamentos destinados a más huéspedes, en torno a los cuatro o cinco. Las casas rurales o casas particulares convertidas en viviendas turísticas también son habituales en estas localidades.

Aumento en el uso

Una gran parte de los apartamentos y viviendas ofertados en Airbnb en Segovia capital se encuentran en el casco antiguo y San Millán. En esta zona de la ciudad se pueden encontrar desde habitaciones individuales, hasta áticos y dúplex. El entorno de la Plaza Mayor y el Barrio Judío recogen buena parte de las posibilidades, lo que significa una gran propuesta para el turista y a un precio asequible.

Airbnb, desde su creación en 2008, ha ido ganando más adeptos en su uso. Convertido en uno de los portales digitales líderes en los hospedajes turísticos, ofrece precios que los usuarios consideran más beneficiosos para su bolsillo. Al mismo tiempo, los dueños adquieren el 97% del precio que ellos fijan para sus propiedades, en las fechas que desean y sin la intermediación de personas físicas. Por ello, beneficia a anfitriones y huéspedes de forma individual.

La plataforma generó 8.844 millones de euros y 10 millones de viajeros en España durante el pasado 2018. Se trata del tercer país con mejores cifras, dentro de los 25 mayores mercados que trabaja Airbnb. España solo es superada por Estados Unidos, con 28.629 millones de euros generados; y por Francia, con 9.148 millones de euros obtenidos. Italia, con 5.421 millones, y Reino Unido, con 4.743 millones, se sitúan justo por detrás.