Victor Correa
El músico segoviano Víctor Correa. / EL ADELANTADO

El músico segoviano Víctor Correa ha ganado la cuarta edición de la beca de creación artística de la Fundación Castilla y León por ‘Movimiento’, una obra con el cuerpo del bailarín Pau Arnal como vehículo conductor y una búsqueda de los ritmos castellanos más ancestrales.

Están, pero no nos paramos a escucharlos”. Correa nos propone prestarles atención: son los sonidos que rebosan de la naturaleza del paisaje de su tierra: pueblos, caminos, ríos, veredas, bosques, prados, carreteras, cañadas, ganados… Dice Correa que “todos ellos provocan y fomentan la aparición de ritmos que a veces se sincronizan en pequeños trozos de música espontánea”. De ahí nace la inspiración del proyecto ‘Movimiento’.

Con esta beca, dotada de 12.000 euros, Correa desarrollará durante un año esta obra construida sobre dos pilares: el del sonido, a través de la composición musical que servirá de contexto, y el del movimiento, a través del propio cuerpo, que será el vehículo. “Dentro de todo ello brillarán el ritmo, el ciclo, el patrón, el pregón, lo ancestral”. El fin es la creación de un “objeto artístico audiovisual y multidisciplinar combinando diferentes técnicas escénicas, musicales, conceptuales, espaciales, de la danza, del movimiento, de la improvisación, la interacción, la experimentación. Todo ello será revisado desde el prisma del presente, mirando hacia al futuro, manteniendo la llama, pero añadiendo leña nueva”.

Para el primero de los pilares el segoviano cuenta con la compañía de otros cinco profesionales con gran presencia castellana como la segoviana Violeta Díez, Víctor Antón, Javier Moreno, Borja Barrueta y Adal Fernández.

Para el segundo de los pilares se servirá del cuerpo del barcelonés Pau Arnal, “un instrumento natural al servicio del lenguaje, la herramienta visual que transmitirá el discurso”, explica Correa. Arnal comparte para el proyecto su dilatada experiencia como bailarín y coreógrafo que le ha llevado a ganar competiciones nacionales y a trabajar con algunos de los artistas más destacados del panorama nacional e internacional, como Melendi, Alejandro Sanz o Kyne.

Correa quiere “explorar la idiosincrasia castellana: la soledad del mundo rural, la paz de nuestros espacios naturales, el trato recio, la honestidad, la austeridad, humildad y laboriosidad del castellano”. Confiesa que se ha sentido influenciado por su tierra desde su infancia y “fascinado por cómo se resiste el mundo al cambio, quizá de manera especial aquí”. Se muestra “confundido por cómo la cultura, el arte y las manifestaciones que salen de la cotidiana labor se ven, en el mundo rural, como un desafío al orden establecido”.

Correa toca el trombón, la tuba y el piano. Es titulado superior en trombón jazz y docente el Conservatori Superior del Liceu de Barcelona, Escola Superior de Músics del Taller de Músics de Barcelona, Universidad de Veracruz y, actualmente, en la Escuela Superior de Música Creativa de Madrid.