Calle de Viena del barrio de San José, que el Ayuntamiento prevé reurbanizar en esta fase. / E. A.
Publicidad

Las bases que regulan las subvenciones para obras de conservación y mejoras de accesibilidad, seguridad y eficiencia energética en viviendas del ARU (Área de Regeneración Urbana) del barrio de San José todavía no se han publicado en el Boletín Oficial de la Provincia, aunque se aprobaron hace una semana en la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento. Sin embargo, ya están a disposición de los interesados que, además, pueden informarse en la Oficina del ARU de la Concejalía de Patrimonio Histórico (calle Judería Vieja, número 12), previa solicitud de cita en el teléfono 921466707.

De hecho, antes incluso de que se aprobaran las bases, algunos propietarios de vivienda ya recabaron información en la citada Concejalía, según ha informado la concejala Clara Martín. Una vez que se publique en el BOP, los interesados tendrán un mes para presentar las solicitudes de ayuda con la documentación correspondiente.

Martín tiene previsto mantener una reunión esta misma mañana en el Centro Cívico de San José para informar a los administradores de fincas y a los presidentes de las comunidades de propietarios de las bases de este proyecto.

Las bases de la que será tercera fase del ARU San José-El Palo Mirasierra recogen de forma pormenorizada los 16 edificios residenciales comprendidos en el ámbito de rehabilitación prioritaria, que suman en total 328 viviendas, aunque el número máximo de actuaciones subvencionables está limitado a un centenar. Por ese motivo, la convocatoria, en régimen de concurrencia competitiva, establece para su valoración una serie de criterios objetivos de selección.

Los 16 edificios se reparten en un total de diez calles: Atenas (el portal número 5), Berlín (portales 17 y 19), Bruselas (1 y 3), Francisco Giner de los Ríos (1, 2, 5 y 6), Lisboa (3), Londres (5), París (18), Tomasa de la Iglesia (7, 28 y 30) y Viena (1). La mitad de las viviendas del ámbito de rehabilitación se concentran en tres de ellas.

El presupuesto total para hacer frente a las obras de conservación y mejora en las 100 viviendas que finalmente sean seleccionadas asciende a 1.100.534 euros. Cuenta con la financiación de tres administraciones: estatal, autonómica y municipal, a la que se suman las aportaciones de los propietarios. La subvención máxima que podrán recibir los beneficiados asciende a 9.354,53 euros por vivienda.

El porcentaje dependerá del tipo de obras que se realicen: para las de conservación hasta el 60%, para mejora de la eficiencia, calidad y sostenibilidad hasta el 100% y para ejecutar obras de mejora de la seguridad de utilización y accesibilidad hasta el 50%.

La concejala ha comentado que esta tercera fase se tiene que ejecutar en tres ejercicios, el actual, 2021 y 2022, aunque en el caso de las obras en viviendas el plazo finaliza el 31 de julio del próximo año.

El ARU contempla la reurbanización de tres calles del barrio: un tramo de Tomasa de la Iglesia, otro de la calle París y la calle Viena, aunque depende de si se alcanza el objetivo de viviendas rehabilitadas.

Actuaciones subvencionables

Conservación

  • Las relativas al estado de la cimentación, estructura e instalaciones.
  • Estado de las cubiertas, azoteas, fachadas y medianeras, incluyendo procesos de desamiantado.

Eficiencia energética

  • Mejora de la envolente térmica del edificio para reducir el coste en calefacción mediante actuaciones en fachada, cubierta, plantas bajas no protegidas, etc. Incluye mejora del aislamiento térmico, sustitución de carpinterías y acristalamientos de los huecos, etc.
  • Instalación de nuevos sistemas de calefacción y agua caliente y ventilación.
  • Equipos de energía renovable (solar fotovoltaica, biomasa o geotermia).
  • Instalaciones comunes de ascensores e iluminación (LED).
  • Mejora de las instalaciones de suministro e instalación de mecanismos que favorezcan el ahorro de agua.
  • Mejora de la recogida y separación de residuos domésticos en domicilios y espacios comunes.
  • Protección contra el ruido.
  • Reducción de radón.
  • Movilidad sostenible en los servicios e instalaciones comunes, como aparcamientos de bicicletas.
  • Domótica y sensórica.

Seguridad y accesibilidad

  • Ascensores, salvaescaleras, rampas, otros dispositivos de accesibilidad, incluidos los adaptados a discapacidades sensoriales e intelectuales.
  • Grúas o artefactos análogos de acceso y uso por personas con discapacidad.
  • Señales luminosas o sonoras de aviso.
  • Dispositivos electrónicos de comunicación, tecnología para favorecer la autonomía de personas mayores, etc.