Los miembros de la Corporación municipal votan en la última sesión plenaria celebrada en el Ayuntamiento. / Kamarero
Publicidad

El Portal de Transparencia del Ayuntamiento de Segovia recoge desde hace unos días las declaraciones de bienes y datos biográficos de los 25 concejales que componen la nueva Corporación municipal. Se trata, en todos los casos, de una declaración ‘inicial’, por toma de posesión del cargo, en la que se detallan –con más o menos claridad según los casos– la formación, la experiencia laboral en los sectores público y privado, los bienes muebles e inmuebles y las deudas de los ediles. Una ‘obligación’ que existe solo desde el anterior mandato.

Entre las declaraciones destacadas de los concejales del Partido Socialista se encuentra la de la propia alcaldesa. Clara Luquero cuenta desde el año 2005 con una vivienda en Segovia por valor de 83.207 euros; y otra en Alicante, desde 2014, valorada en 42.984 euros. La edil declara, además, 59.000 euros entre sus dos cuentas corrientes y un Mercedes C-180 del año 2015.

Su número dos, Jesús García Zamora, declara tener dos viviendas en gananciales –una de ellas con garaje y trastero– por valor de 183.000 y 30.000 euros respectivamente. El concejal posee también 36.000 euros en un depósito bancario y otros 20.000 euros en cuentas corrientes, además de un vehículo del año 2006.

Dentro del grupo socialista, la concejala Claudia de Santos se destaca como la edil con mayor patrimonio de la toda la Corporación municipal. La responsable de Turismo, Tráfico, Transportes y Movilidad cuenta con un total de 10 viviendas, 12 plazas de garaje y un local, por un valor global superior al millón de euros.

Cuatro viviendas –tres en Segovia capital y una en el Real Sitio de San Ildefonso–, dos de ellas de propiedad plena, tiene la concejala de Deportes, Marian Rueda, por valor de 360.000 euros. La socialista declara, además, 15.000 euros en una cuenta corriente.

En el otro lado de la balanza de los concejales del PSOE se sitúa el edil Alberto Espinar –el más joven del grupo–. El delegado de Innovación y Administración digital no cuenta, al menos no declara, bienes inmuebles; y su patrimonio ‘se limita’ a los 90.000 euros que tiene en su cuenta bancaria.

Respecto a las declaraciones de los otros grupos, en el Partido Popular destacan las del portavoz, Pablo Pérez, y su número dos, Marco Sandulli. El líder de los populares declara la propiedad del 25% de una vivienda heredada y 35.000 euros en el banco; además de un Renault Megane del año 2008.

Por su parte, Marco Sandulli cuenta, desde 2003, con una vivienda con plaza de garaje valorada en 289.687 euros. Llama la atención que el letrado jefe de la Junta de Castilla y León en Segovia declare contar solo con 1.500 euros en la única cuenta que incluye en el documento de inicio de mandato, y con un Chrysler Sebrino del 2014, con un valor de adquisición de 5.300 euros. Sandulli es, además, el concejal con una mayor deuda declarada, por un préstamo hipotecario de 208.095 euros.

En cualquier caso, los ediles populares que con mayor claridad y transparencia han expuesto su patrimonio han sido Silvia Pasarón y José Luis Horcajo. La primera cuenta con viviendas en Segovia y Madrid, un apartamento en Torrevieja y dos oficinas en Ciudad Real. Pasarón cuenta también con un Volkswagen Touran de 2006, un Renault Clio de 2005, y una deuda de 41.400 euros.

José Luis Horcajo, por su parte, detalla un patrimonio consistente en el 50% de una vivienda con un valor de 200.000 euros, 5.500 euros en el banco, el 60% de la sociedad Pentamotor y un Volvo V70, de 2001.
La portavoz de Ciudadanos, Noemí Otero –la concejala más joven de la Corporación–, ha declarado unos bienes de 11.000 euros en su cuenta corriente del banco y un Toyota Auris de 2017, con un valor de adquisición de 18.000 euros.

El también edil de la formación naranja, Francisco Javier García Crespo, es el concejal que posee un mayor número de vehículos. En el documento municipal, el también empresario declara tener la propiedad de un Audi Q7, una caravana Fiat Ducato Adria Coral 660; y las motocicletas Suzuki M1800 R y Honda VT 750.

Más limitado –o inexistente por lo declarado– es el patrimonio del portavoz de Izquierda Unida y concejal delegado del equipo de Gobierno, Ángel Galindo. Su compañera de grupo y responsable del área de Educación en el Ayuntamiento, Ana Peñalosa, sí ha incluido en su declaración inicial de bienes la propiedad de dos turismos: un Renault Clio de 2012 y un Toyota Auris de 2017.

Respecto al único representante de Podemos-Equo, Guillermo San Juan declara, como bien inmueble, el 33% de un local comercial. Además, el concejal de la formación morada cuenta con 3.463 euros en dos cuentas bancarias, un Peugeot 307 del año 2007, y un préstamo de 45.000 euros.