Publicidad

La crisis sanitaria no impedirá la cita de Segovia con la virgen de la Fuencisla, que volverá a ser venerada en la Catedral del 17 al 27 de septiembre en el novenario y fiesta principal de la patrona de Segovia, aunque las medidas de prevención de las autoridades para proteger la seguridad de todos los ciudadanos han obligado al rectorado y la Cofradía de Nuestra Señora de la Fuencisla a modificar sustancialmente el programa de actividades religiosas y devocionales  tradicionalmente organizado para la ocasión.

Así, este año, los segovianos no podrán recibir a la imagen de La Fuencisla en la Plaza Mayor ni tampoco podrán despedirla en el Azoguejo, y el aforo de entrada a la Catedral será estrictamente regulado durante los cultos religiosos para cumplir estrictamente las prescripciones marcadas por el Gobierno regional en el decreto aprobado hace poco más de una semana.

Julio Borreguero, presidente de la Cofradía de Nuestra Señora de la Fuencisla, no oculta la decepción  por tener que restringir las actividades de la fiesta de la patrona de Segovia, aunque precisa que es necesario ceñirse a las normas para “no correr ningún tipo de riesgo”.

De este modo, la imagen de la virgen será trasladada a la catedral discretamente en la tarde del jueves 17 de septiembre, y será en el interior de la Catedral donde tendrá lugar el acto de recepción y entronización de la virgen en el altar mayor del templo. Del mismo modo, la Fuencisla regresará a su santuario el 27 de septiembre, y no tendrá lugar la tradicional procesión y despedida en el Azoguejo, sino que será en la Catedral con un acto “sencillo y adecuado al aforo del templo”, aseguró Borreguero.

Los cultos del novenario se mantendrán en sus horarios tradicionales, y de este modo la ‘novena de los jóvenes’ dará comienzo el 19 de septiembre a las siete de la mañana, y el novenario y la misa comenzarán el 18 de septiembre a las 19,30 horas con el rezo del Santo Rosario y la Eucaristia, que presidirá y predicará el obispo de Segovia César Franco.

La cofradía extremará el celo para respetar en todo momento las limitaciones de aforo establecidas para los cultos religiosos, que se sitúan en el 50 por ciento del total. Para facilitar el seguimiento de las celebraciones religiosas, la Cofradía  instalará media docena de pantallas gigantes por el templo catedralicio, y negocia con Castilla y León Televisión la retransmisión en directo de la recepción y despedida de la imagen, así como del novenario.

Por otra parte, los fieles tendrán acceso a la Catedral por la puerta de San Frutos, pero para abandonar el templo, deberán hacerlo por el enlosado, con el fin de evitar acumulaciones, y Borreguero señaló que si fuera necesario habilitar la salida por la puerta de San Geroteo, también sería posible, conforme a las conversaciones mantenidas entre la cofradía y el Cabildo Catedral para la organización del novenario.

Con respecto a la popular ofrenda de frutos de la tierra, la cofradía ha decidido prescindir también del cortejo festivo que formaban los distintos colectivos y asociaciones que  desde hace décadas participan en esta ceremonia; pero no ha querido prescindir de su generosidad, y el viernes 25 de septiembre abrirá la capilla de San Antón desde las 17,00 hasta las 18,30 horas para que puedan depositar sus ofrendas, que serán entregadas como en años anteriores a personas necesitadas.

En similares circunstancias tendrá lugar el ‘novenario de los sexmos’ del 29 de septiembre al 8 de octubre en el santuario de La Fuencisla, donde se aplicarán también las medidas de restricción de aforo y se prescindirán de los actos festivos como ofrenda floral y de frutos; aunque en este último caso, durante todos los días del novenario se podrán realizar en el santuario para después ser distribuidas entre personas necesitadas.