Publicidad

A escasas horas de poner el broche a la época navideña con la Cabalgata de Reyes, la apertura de regalos y el roscón, las diferentes actividades programadas en Segovia para animar los últimos coletazos del año 2019 y los primeros de 2020 fueron poniendo su punto final.

A falta del Concierto de Reyes que darán mañana la Unión Musical Segoviana y la Ronda Segoviana en la iglesia de San Frutos (20:00 horas) y del ‘Ven a bailar’ que La Esteva llevará a cabo hoy en la Plaza Mayor (13:00 horas) con la colaboración también de la Ronda Segoviana, la música ha vuelto a protagonizar la programación del Ayuntamiento.

Así, en la tarde de ayer la coral Amadeus hizo gala de su virtuosismo con un concierto en la Plaza Mayor, mientras que el viernes fue la coral Ágora la encargada de ofrecer un recital en la plaza de José Zorrilla, poco después de la degustación de una chocolatada solidaria organizada por la Plataforma del Voluntariado. La Ronda Segoviana llevó a cabo una nueva actuación en la iglesia parroquial de Zamarramala y, como alternativa teatral, la compañía Nao d’amores realizó un nuevo pase de la obra ‘Nise, la tragedia de Inés de Castro’ en la iglesia de San Juan de los Caballeros.

Los más jóvenes pudieron participar en los talleres artísticos Divertimentos de Navidad, impartidos por la compañía Tamanka Teatro y organizados por la Fundación Don Juan de Borbón en la Casa de la Lectura. En la jornada del viernes los protagonistas fueron los niños de 6 a 10 años, mientras que ayer sábado llegó el turno de los jóvenes de 11 a 14 años. Todos pudieron sumergirse en la práctica de distintas habilidades artísticas como la danza, la pintura o la música para conectar con el resto de participantes y descubrir su lado más artístico.

Por otra parte, y como ya es tradición en los días previos a la Cabalgata, el paje real estuvo en la ermita del Cristo del Mercado para recoger las cartas de los más pequeños, cargadas de deseos, y hacérselas llegar a los Reyes Magos a tiempo para que nada falte. La Cofradía de la Esclavitud del Santo Cristo de la Cruz agasajó a todos los presentes con chocolate con bizcochos para entrar en calor.