El puente de la Constitucion deja siempre gran actividad en la provincia de Segovia
El puente de la Constitución deja siempre gran actividad en la provincia de Segovia. / NEREA LLORENTE

La incidencia en Segovia está creciendo en los últimos días a mayor ritmo de lo que avanzaba en noviembre, es un hecho y no sirve de nada esconderlo. Los últimos datos de contagiados son los peores en casi cuatro meses y aunque existe mucha preocupación por la situación actual las dudas aumentan si se va un poco más allá, hasta el periodo navideño.

La Navidad es posiblemente la fiesta que congrega un mayor número de desplazamientos, que unido al incremento del contacto social y familiar deja unas condiciones tremendamente favorables para un coronavirus en expansión.

El último repunte empieza a crear dudas en muchas familias que hasta hace no tanto pensaban que este año sí podrían tener unas fiestas a la altura, merced a una situación epidemiológica ‘tranquila’ y sin tener que hacer frente a las restricciones padecidas en las Navidades de 2020.

La preocupación está fundamentada en la comparación entre la situación actual con la de diciembre de 2020, cuando los repuntes de ese mes terminaron provocando tras las Navidades una gran ola, la tercera, que dejó los peores datos de toda la serie epidemiológica si obviamos los de la primera ola.

El paralelismo existe y no hay que esconderlo, pero conviene destacar una diferencia fundamental que provoca que el escenario sea completamente distinto: el 80% de los segovianos cuenta con la pauta completa de la vacuna, unos antivirales de demostrada eficacia que han reducido la letalidad del patógeno a mínimos.

De esta forma, aunque la semejanza existe en cuanto a la evolución de los contagios, se puede avanzar que las cifras de mortandad serán moderadas. Más, cuando las personas más vulnerables van a llegar al periodo festivo con una dosis adicional, la tercera, que refuerce su protección frente a la Covid-19.

Cabe recordar en este punto lo acontecido en diciembre de 2020. Este mes empezó pronto a mostrar una crecida moderada de la incidencia que aumentó tras el incremento de la movilidad registrado en el puente de la Constitución. La situación no se disparó hasta la llegada de las Navidades, cuando las reuniones familiares y sociales sobrepasaron las grandes restricciones impuestas para dejar la segunda peor ola vista en la pandemia y que situó a Segovia a la cabeza de la incidencia nacional durante los primeros meses del año. Todo ello cuando apenas se había iniciado la campaña de vacunación.

Si se atiende solo a los contagios, Segovia cuenta con peores datos de positivos a día de hoy que los que tenía a primeros de diciembre del año pasado, pero sería tramposo traer esas cifras ‘frías’ sin matizar que la situación es completamente distinta gracias a las vacunaciones. Una suerte disponer de ellas, la mejor arma contra la pandemia.

A pesar de todo, la situación debe preocupar y mucho, ya que está lejos de ser buena. El repunte continúa su avance en pleno puente de la Constitución, una etapa de mucha movilidad donde es difícil que se frene el coronavirus.

Los datos son todavía moderados y Segovia cuenta con los mejores registros de toda la Comunidad, lejos de los vividos en el resto de olas, pero conviene mantener la guardia alta. De seguir avanzando, puede terminar siendo un problema por la proximidad de la Navidad.

La semana pasada se dio el primer gran aumento de la incidencia de los últimos tres meses, cuando los casos crecieron en un 58%. En total se contabilizaron 122 positivos por Covid-19.

De momento, esta semana acumula ya 137 contagiados a la espera de conocer el lunes los positivos detectados durante el fin de semana. Es muy poco problable que este próximo ascenso semanal sea menor del 30%, lo que provocará el segundo aumento pronunciado consecutivo de la provincia.

Todos los problemas derivados de la Covid empiezan a crear un sentimiento de apatía, al ver como este periodo se dilata y no se termina de zanjar de una vez por todas. No parece tener fin y los cambios son tan rápidos que no se sabe bien a que poder atenerse.

Para rematar todo esto, hay una nueva variante, Ómicron, de la que se tiene mucha información pero de momento ninguna certeza. El cuento de nunca acabar.

Las autoridades ya han empezado a llamar a la cautela y la moderación. De esta forma, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, recomendó evitar las aglomeraciones durante el puente de diciembre para evitar los contagios de Covid.

En la misma línea se significó la consejera de Sanidad, Verónica Casado, que recomendó limitar el número de participantes en los eventos “públicos” y “sociales”, especialmente durante las celebraciones de las fiestas de Navidad, al recordar que la principal causa de contagios de Covid sigue siendo el brote familiar.

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, hizo un llamamiento a la población, aprovechando el inicio del Puente de la Constitución y la Inmaculada Concepción y la cercanía de la Navidad, para que se mantenga la “guardia alta” y se extreme la precaución.