Publicidad

La Asociación Española de Amigos de la Maquinaria Agrícola, creada en Segovia y que agrupa a representantes de todas las regiones españolas, ha mostrado su malestar, con otras asociaciones de coleccionistas, historiadores, y aficionados al mundo de la maquinaria agrícola, en el se pone de manifiesto el malestar del sector por la nueva normativa que prohíbe la venta de vehículos agrícolas de más de 40 años.

El Gobierno ha prohibido, a través del  Real Decreto 448/2020 la venta de tractores de más de 40 años. Ahora para poder comprar, cambiar de titularidad o poder circular legalmente con un tractor de más de 40 años sin estructura de protección contra el vuelco, el vehículo debe homologarse y catalogar como vehículo histórico.

Esta situación es “inédita en el mundo del coleccionismo de vehículos antiguos”, dicen. Ni automóviles, ni motocicletas, ni camiones ni autobuses están obligados a ello.
Las diferentes asociaciones que firman este manifiesto participaron activamente en el procedimiento de participación pública del RD 448/2020 proponiendo entre otras cosas, la baja por pase a tractor de servicios de colección, con tal de poder continuar circulando con nuestros tractores con el compromiso del usuario y anotación pertinente en la tarjeta ITV o permiso de circulación de no poder realizar labores productivas, evitando así la imposible catalogación como vehículo histórico. No recibimos respuesta alguna a nuestras peticiones.

“Con el nuevo RD publicado hemos visto que utilizaron parcialmente nuestra idea, pero únicamente con la finalidad de dejar el tractor como una estatua de decoración y no poder circular con él”, argumentan.

Los usuarios de estos vehículos antiguos señalan que para que exista interés por ellos, deben tener cierta utilidad. Así creen que la normativa debe desarrollarse de modo que  permita que los tractores antiguos puedan ser contemplados como tractores de servicios (clasificación 63 del Reglamento General de Vehículos, Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre) con la anotación en la tarjeta ITV del tractor de ‘Vehículo no apto para realizar ningún trabajo o labor productiva’ siempre que el nuevo propietario demuestre que es coleccionista y pertenece a alguna asociación o club de vehículos antiguos. De este modo podría circular como cualquier otro vehículo y evitar la catalogación como vehículo histórico obligatoria. “No queremos trabajar con nuestros tractores queremos poder circular y poder ser transferidos a otros coleccionistas”, resumen.

La catalogación de un tractor como vehículo histórico implica un sobrecoste al coleccionismo de tractores antiguos de entre 900 y 1500 euros.

Pero sobre todo en la gran mayoría de los casos es imposible llevarla a cabo ya que un tractor, como herramienta de trabajo suele haber sufrido modificaciones para adaptarlo a los diferentes aperos y labores a realizar y todos incumplirían.