Turismo familiar, ayer domingo en el Mirador de la Canaleja de la Calle Real. / Kamarero
Publicidad

El fin de semana pasado ha sido el primero completo en el que el estado de alarma no ha estado vigente y para el sector de hostelería y del turismo en general ha sido difícil prever el número de visitantes que iba a recibir la capital segoviana, sobre todo porque, según relatan algunos empresarios, las reservas no eran muchas. Por esa razón, algunos establecimientos han preferido mantener parte de su plantilla en ERTE, lo que unido a las limitaciones de aforo, incluso en terrazas (del 80%) ha motivado desajustes en el servicio de algunos restaurantes.

A El Adelantado han llegado algunas quejas por los tiempos de espera soportados para la minuta, de hasta hora y media en algún caso. Desde el sector recomiendan planificar las salidas y, siempre que se pueda, hacer reservas con mayor anticipación, lo que ayuda a garantizar la seguridad y la calidad de servicio. n