Un hombre observa desde su casa las labores de enfriamiento desarrollados en los ‘puntos calientes’ del monte. / Nerea Llorente
Publicidad

El incendio forestal declarado en la tarde del domingo en la Sierra de Guadarrama, en el término municipal del Real Sitio de San Ildefonso, ya está estabilizado y su perímetro controlado. Pese a que a las 19.00 horas del martes el incendio continuaba activo, la Junta de Castilla y León ha decidido rebajar su nivel de riesgo hasta el Nivel 1.

Una decisión acordada teniendo en cuenta que las condiciones de peligro que motivaron la declaración del Nivel 2 ya han desaparecido, aunque aún se tardará un tiempo en poder declarar el incendio por extinguido. Asimismo, el establecimiento del Nivel 1 se debe a que hay afectadas más de 30 hectáreas de superficie arbolada.

Actualmente no existe una perimetración exacta de la zona afectada por las llamas, pero se calcula que, aproximadamente, hay unas 400 hectáreas arrasadas por el fuego, de las que 150 pertenecen al Parque Nacional Sierra de Guadarrama. “La buena noticia es que del total de hectáreas afectadas, solo en torno a 80 de ellas son superficie arbórea”, celebraba el alcalde del Real Sitio, Samuel Alonso, antes de la reunión en la que se rebajó finalmente la peligrosidad del fuego.

El Ejecutivo autonómico y los responsables del operativo de extinción reconocen que desde el principio se ha tratado de un incendio complicado, ya que en sus primeras 24 horas de vida había quemado prácticamente la totalidad de la superficie que ahora se encuentra calcinada.

Además, durante los tres días el viento ha sido variable, lo que ha hecho que la dirección del fuego haya cambiado en más de tres ocasiones. Por ello, los trabajos de las primeras 24 horas se centraron en contener las llamas y, posteriormente, frenar el avance de la superficie quemada. Cabe destacar que durante los tres días de trabajo el operativo ha conseguido mantener un perímetro estable sin apenas variaciones.

Durante todo el día se ha mantenido el mismo operativo de extinción que en días anteriores y se contó con 15 medios aéreos –10 helicópteros y 5 aviones–, más de 50 vehículos terrestres y alrededor de 300 personas trabajando sobre el terreno.

Desde las 20.00 horas de ayer –cuando se dio paso al relevo y se retiraron los medios aéreos–, más de 70 efectivos terrestres se han hecho cargo de los trabajos de lucha contra el fuego. Asimismo, hoy el miércoles está previsto que se incorporen a las labores de extinción unos 90 efectivos, incluyendo la incorporación a los trabajos de los medios aéreos.

Una vez controlado el perímetro afectado, los trabajos del operativo se centran en evitar reproducciones y eliminar las posibilidades de que aparezcan focos fuera de la zona quemada. También se sigue trabajando en enfriar zonas con posibilidad de reproducciones, en las que, si se diera el caso de que se avivaran las llamas, existe una capacidad rápida de respuesta.

El propio consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visitó la zona afectada para conocer ‘in situ’ las novedades del operativo de lucha contra el fuego. En el puesto de mando quiso agradecer y elogiar la labor de todos los equipos de extinción y de los voluntarios, así como celebrar la “excelente coordinación” que ha existido entre todas las administraciones.

Suárez-Quiñones anunció que, una vez que el incendio se dé por extinguido, la Junta se volcará en la prevención para que las previsibles lluvias del otoño y el invierno sobre el terreno quemado no dañen los acuíferos y corrientes de agua.

Intervención humana

El consejero informó de que la investigación que están realizando tanto el personal público de la Junta de Castilla y León, como miembros de la Guardia Civil y de la administración general del Estado apunta a que “la acción del hombre está detrás del origen del incendio”. “Aún es pronto para dilucidar si se ha tratado de una imprudencia o de una actuación intencional; en cualquier caso, se trata de una acción intolerable que conlleva una responsabilidad penal que la justicia se encargará de dirimir en el caso de que se identifique a los responsables”, aseguró Suárez-Quiñones.

El responsable autonómico de Fomento y Medio Ambiente quiso, además, llamar a la reflexión de quienes son responsables de “salvajadas como esta”, que han puesto en peligro al municipio, a los miembros del operativo, los jardines del Palacio de La Granja o el pinar de Valsaín. “Pedimos colaboración a la ciudadanía para que aquellos que tengan datos de quienes hayan podido estar detrás lo pongan en conocimiento de las autoridades”, dijo.