El colegio ‘Fray Juan de la Cruz’ es un centro promotor de salud que favorece la alimentación equilibrada y la actividad al aire libre. / KAMARERO
Publicidad

Las consejerías de Agricultura y Ganadería, Educación y Sanidad desarrollan el programa escolar de consumo de frutas, hortalizas y leche en los centros educativos de Castilla y León para aumentar el consumo de estos productos entre los más jóvenes y promover hábitos de alimentación saludables. Este programa de ámbito europeo contempla diferentes medidas, como las campañas de distribución gratuita de estos alimentos en los centros educativos, visitas de escolares a explotaciones frutícolas o industrias lácteas, actividades audiovisuales realizadas en el centro escolar y talleres de degustación y preparación de frutas y hortalizas.

A este último grupo de medidas, pertenece la actividad que tiene lugar hoy martes, 30 de abril, en el CEIP Fray Juan de la Cruz de Segovia.

Un total de 46 alumnos participan en los dos talleres de una hora de duración que se han programado en el colegio. El primero de ellos, a las 10.00 horas, para un grupo de 24 escolares de 3º de Primaria; y el segundo, a las 11.00 de la mañana, con 22 alumnos de 4º de Primaria. La actividad comienza con la proyección de un vídeo con información sobre hábitos de alimentación saludable, sobre la producción de alimentos y sobre la higiene a tener en cuenta en su manipulación. A continuación, se lleva a cabo una degustación de frutas y hortalizas para dar a conocer los sabores y texturas de distintos productos, y los niños y niñas aprenden a hacer una brocheta de frutas de temporada y una ensalada de hortalizas de manera sencilla, para que puedan repetirlas en el ámbito familiar.

 

Hábitos saludables En coordinación con la Consejería de Educación, la Consejería de Agricultura y Ganadería proporciona la fruta y las hortalizas necesarias para la actividad y la Consejería de Sanidad ha contratado a los monitores que dirigirán los talleres.

Con esta estrategia se pretende aumentar de forma duradera la proporción de estos alimentos esenciales en la dieta infantil en una edad temprana, cuando se están formando los hábitos alimenticios, contribuyendo así a luchar contra el aumento de los índices de obesidad.

Desde la Consejería de Sanidad recuerdan que crear unos hábitos alimenticios saludables durante la infancia es fundamental para evitar enfermedades crónicas en la edad adulta. De esta forma se previenen el sobrepeso y la obesidad infantil, la desnutrición crónica, el retardo del crecimiento, la anemia por déficit de hierro y la caries dental. “El consumo de una dieta variada y moderada es la mejor manera de dar a un niño la nutrición que necesita”, dice la Junta.

Entre las causas de la obesidad infantil se encuentra la de una pobre ingesta de verduras y frutas. Por ello el programa intenta inculcar en este colectivo valores como que la fruta entera es una fuente importante de azúcares, vitaminas, minerales y fibra, que es recomendable su consumo frecuente y se deben comer tres o más piezas de fruta al día, siendo una de ellas rica en vitamina C. Por su parte, las verduras y hortalizas aportan vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. Se recomienda un consumo mínimo de 300 gramos diarios (2 raciones) y es preferible que una de las raciones sea en crudo (ensalada).