Imagen de la presentación de la Carte de Carlos V. / KAMARERO
Publicidad

El Salón de Cortes del Monasterio de Santa María la Real de Nieva acogió en el día de ayer la presentación de la restauración que el Centro de Conservación de Bienes Culturales de Castilla y León ha llevado a cabo de la ‘Carta de confirmación de Privilegios’ concedidos por el emperador Carlos V en el año 1556 al municipio segoviano. El documento es una obra de especial interés para la localidad por su valor histórico y simbólico. La reina Catalina de Lancaster fundó el Monasterio en 1395 y su esposo Enrique III asumió la labor de patronazgo real al conceder los privilegios para el núcleo poblacional.

El documento en forma de cuaderno, consta de veinte folios de pergamino y sello pendiente en el que se reconocen, entre otros, privilegios a la hora de pagar impuestos, la excepción del servicio militar o de la posición que podían ocupar los vecinos en caso de conflicto militar. La técnica en la que está escrito es manuscrita y la decoración miniada es al temple. A la escena la acompaña una cenefa de oro con temas que se inspiran en la escuela miniaturista de Brujas y Gante, siendo un ejemplo perfecto de la plástica vallisoletana de principios del siglo XVI.

La carta llegó a manos del Ayuntamiento gracias a Carmen Muñoz, ex alcaldesa de la localidad, que hace dos años se puso en contacto con el actual equipo de gobierno con el objetivo de donar la carta, que necesitaba una restauración. En la casa consistorial decidieron ponerse en contacto con el centro de conservación de Simancas e invertir un total de 12.500 euros para su restauración.

Las autoridades

La encargada de presentar el acto fue la alcaldesa de Santa María de Nieva, Pilar Pastrana, que se mostró muy contenta de haber podido recuperar “un pedazo de la historia del municipio”. Al acto también acudieron el delegado territorial de la Junta de Segovia, Javier López-Escobar y Miguel Ángel de Vicente Presidente de la Diputación. “Este documento es un legado que ha llegado hasta nuestros días y es un compromiso de todos que estos legados pervivan y se mantengan a lo largo del tiempo y de la historia para conocer nuestro pasado. Desde la Diputación Provincial tenemos claro que tiene que haber un compromiso de todas las administraciones para recuperar objetos como el que hoy se presenta y que puedan seguir perviviendo en nuestros municipios. Tenemos diseñado una programación para poder recuperar muchas muestras de este tipo que se encuentran en los archivos municipales y que tienen un gran valor histórico”, aseguró Miguel Ángel de Vicente.

Por su parte Javier López-Escobar también quiso dedicar unas palabras: “Se trata de un documento que hace referencia a nuestro pasado pero que perfectamente se puede aplicar a nuestros días. Estoy muy orgulloso de esta restauración ya que se trata de una de las más importantes que hemos realizado. Este documento es el reflejo de la partida de nacimiento de Santa María y cómo, gracias a los privilegios, la reina consiguió atraer a los habitantes a la localidad. Lo que se buscaba es que Santa María fuera un sitio atractivo donde vivir y en este punto es donde la carta hace referencia a la actualidad y la repoblación del mundo rural, un problema que llevamos sin resolver más de 600 años”.

Los encargados de la restauración

El centro encargado de restaurar la carta ha sido el de Simancas, en Valladolid, y al frente del cual se encuentra Carmen Pascual. Un centro que fue creado en 1988 y que está adscrito a la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León. En él se desarrollan actividades de conservación y restauración de documentos y colecciones de manuscritos medievales.

La encargada de la restauración ha sido Pilar Pastrana, que junto a los especialistas del Centro de Restauración, realizaron un estudio previo de la pieza en el que identificaron las alteraciones sufridas por el paso de los años, aplicaron técnicas para la catalogación de todos los materiales y elaboraron una estrategia para su restauración. “Se han aplicado los tratamientos necesarios para frenar las degradaciones y recobrar las características tipológicas del documento. Además, se ha proporcionado un sistema de almacenaje que consiste en una caja hecha a las mediadas exactas del documento que impide y reduce los peligros de un nuevo deterioro y facilita su manejo”, explicó durante la presentación la encargada de realizar la restauración de la pieza.