Residencia Mixta Visita Consejera Familia Isabel Blanco
Visita de la consejera Familia, Isabel Blanco, a la Residencia Mixta. / KAMARERO

Las Residencias Mixta y Asistida que la Gerencia de Servicios Sociales gestiona en Segovia recibirán una inversión de 15,1 millones de euros para su modernización de forma inminente. Así lo anunció la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, Isabel Blanco, en su visita este lunes a la capital segoviana.

El objetivo de estos trabajos es adecuar la arquitectura y el funcionamiento de estas instalaciones al nuevo modelo de atención residencial, pionero e innovador, centrado en la persona, que el Gobierno autonómico quiere blindar por ley. Se trata de garantizar los mejores cuidados y reforzar la protección de las personas más vulnerables, como son la población que por su edad o patologías reside en estos centros.

El grueso de la financiación de estas obras, 13,3 millones de euros, procede de los nuevos fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, con el que la Junta quiere acelerar el proceso de modernización y digitalización de los Servicios Sociales y la implementación del sistema de atención a la Dependencia 5.0. Otra partida de 1,8 millones de euros se acometerá con Fondos FEDER, REACT-EU.

5,3 millones en la Mixta

La intervención prevista en la Residencia Mixta cuenta con un presupuesto de 5,3 millones. Ya se ha adjudicado el contrato para la ejecución de una primera fase de las obras, con una inversión de 4 millones, que se centrarán en la implantación de las primeras cuatro unidades de convivencia.

Estos trabajos, que se iniciarán en breves fechas, incluyen la reorganización de las plantas primera y segunda de habitaciones para poder implantar dos unidades de convivencia en cada una–en la primera con capacidad para 16 y doce residentes, respectivamente, y en la segunda planta con espacio para 16 residentes cada una–, además de un área de servicios asistenciales y enfermería –resultando una capacidad final de 60 plazas residenciales–, y dos habitaciones de enfermería.

Las unidades de convivencia estarán compuestas por las habitaciones, una sala de estar-comedor con oficio y con una dependencia para el personal –ambos situados muy próximos a los núcleos de comunicación– y un baño apto para camillas. En la planta semisótano se va a reorganizar la unidad de estancias diurnas, mejorando los espacios y dotándola con dos unidades de convivencia de 16 plazas cada una.

Junto a esto, se mejorarán la zona de vestuarios y la antigua zona de fisioterapia. Está prevista también una intervención en la planta baja –que implicará el remozado de la zona de administración, vestíbulo, comedor y centro social, y la terminación de la sustitución de las cubiertas, iniciada en una fase anterior de obras– y la sustitución de ascensores en el conjunto del complejo por razones de funcionalidad y seguridad.

Dado que el edificio que se va a rehabilitar está actualmente en uso, la ejecución de los trabajos se desarrollará en dos fases, de manera que las obras no interfieran en el día a día de los residentes. Por ello, una vez finalizada la intervención ya descrita, la previsión es continuar con la implantación de otras unidades de convivencia en las plantas tercera y cuarta del edificio, donde se encuentran las 84 plazas para personas dependientes que ya fueron objeto de reconversión en 2006. El objetivo final es que todo el centro funcione bajo el nuevo modelo de atención residencial, con unidades de convivencia.

9,8 millones en la Asistida

Las obras que va a acometer la Consejería en este la Residencia Asistida están presupuestadas en 9,8 millones, y constan de dos actuaciones. Por un lado, se acometerá una intervención integral de mejora del edificio –que afectará a la fachada, carpinterías y a la cubierta, para proporcionar un mayor confort térmico a los trabajadores y residentes– y a la reforma de los comedores, actuaciones que conllevarán un desembolso de casi 8 millones de euros.

En estos momentos, la Administración ha recibido ya el proyecto de redacción de los trabajos, que fue adjudicado el pasado mes de junio, por lo que se prevé la licitación de la obra a principios de 2022. Además y en paralelo, se está avanzando en la implantación del nuevo modelo de atención residencial centrado en la persona, con una actuación de remodelación del centro para implantación de cuatro unidades de convivencia en el ala suroeste de las plantas primera a cuarta.

Estas obras se ejecutarán en dos fases, con un presupuesto previsto de 1,8 millones. Se encuentra en fase redacción del proyecto la primera fase –que se adjudicará en breve–, por lo que la licitación de la obra podría efectuarse en el segundo trimestre del próximo año.

Una vez finalice, se continuará el proceso de remodelación y adaptación de la estructura residencial del inmueble al nuevo modelo de atención residencial para que todo centro funcione bajo este nuevo modelo, con unidades de convivencia, y se asemeje lo más posible a un hogar.