La Junta informa a los párrocos sobre conservación patrimonial

Esta actividad se enmarca dentro del convenio entre la Diócesis y la Consejería de Cultura y Turismo

990
La conservadora Cristina Gómez impartió la jornada formativa a los párrocos de la provincia. / EL ADELANTADO
Publicidad

Cristina Gómez, restauradora del Museo de Segovia, impartió en la mañana de ayer en el Obispado una jornada informativa dirigida a los párrocos de la provincia sobre ‘Pautas para la conservación de los bienes patrimoniales custodiados por la Diócesis’.

Esta colaboración entre el Obispado y el Servicio Territorial de Cultura y Turismo de la Junta en Segovia se enmarca en el convenio vigente entre la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León y la Diócesis de Segovia para el establecimiento de un marco de actuación común en materia de patrimonio cultural, firmado el 1 de diciembre de 2011; así como en el Plan de Intervención 2014-2020 del Patrimonio cultural de Castilla y León (PAHIS).

Los bienes muebles patrimoniales que custodia la Diócesis abarcan una variedad extensísima de materiales, técnicas y tipologías; esto hace de su conservación una labor compleja que precisa de conocimientos específicos para abordarla. Sin embargo, con un poco de información, se puede contribuir, con un mínimo de esfuerzo, a conseguir este fin.

La restauradora del Museo ofreció a los párrocos unos sencillos consejos sobre la influencia de las condiciones medioambientales en los procesos de deterioro de los bienes patrimoniales, y así poder analizar cuál es el lugar más correcto en el que colocar una pieza, el conocimiento de la influencia de la iluminación sobre estos bienes -que aporta información sobre las luminarias más inocuas y su colocación-, la necesidad de documentación e identificación de los bienes, el tipo de labores de mantenimiento de los inmuebles que los albergan -que evitan la proliferación de plagas- o saber cómo, cuándo y con qué es más correcto realizar tareas de limpieza, tanto en los edificios como en los objetos.

En definitiva, pequeñas nociones sobre el tipo de manipulaciones más adecuadas; conocer el tipo de materiales más convenientes para el almacenaje, protección o exposición de los bienes; o saber cuándo se requiere la intervención de un profesional. Toda esta información pretende contribuir a que todos los ciudadanos sean parte activa del mantenimiento y conservación de nuestro patrimonio, con acciones fáciles de realizar y que puedan alargar la vida de los bienes patrimoniales.

Conservación preventiva

La Ley 12/2002 de Patrimonio Cultural de Castilla y León recoge en el artículo 24 la obligación del deber de conservación de los propietarios, poseedores y demás titulares de bienes integrantes del Patrimonio Cultural de la región, para asegurar su integridad y evitar su pérdida, destrucción o deterioro; por lo tanto, la conservación de estos bienes es un deber de todos, como beneficiarios de un patrimonio común heredado, que a su vez se debe legar en condiciones óptimas.

Las administraciones y los propietarios, dentro de sus posibilidades, serán los responsables de impulsar las líneas de actuación, directas y concretas, que desarrollen labores activas encaminadas a la conservación y restauración; pero a su vez, todos aquellos que conforman la comunidad pueden y deben de aportar pequeños gestos con el objetivo de cumplir con la obligación de protección del patrimonio. La charla impartida en el obispado persigue informar y formar para poder aplicar estas acciones sencillas, fáciles de llevar a cabo, que se denominan conservación preventiva.

La conservación preventiva abarca aquellos mecanismos y actuaciones que sin ser aplicados directamente sobre los bienes patrimoniales son capaces de conseguir las condiciones adecuadas que eviten o retrasen su deterioro.