Bares Abiertos Interior Coronavirus KAM4124
La rebaja a nivel de alerta 1 posibilitaría el consumo en barra y de pie en la hostelería, aparte de un incremento de los aforos. / KAMARERO

La Junta de Castilla y León aclaró ayer que en el Consejo de Gobierno que se celebrará en el día de hoy se estudiará una nueva rebaja del nivel de alerta en las provincias de la Comunidad. Tanto la titular de Sanidad, Verónica Casado, como el vicepresidente, Francisco Igea, señalaron esta posibilidad, si bien dejaron abierto los territorios que podrían rebajar las limitaciones actuales que marca el nivel de alerta 2.

De esta forma, la Junta valorará en el encuentro de hoy que todas las provincias o solo de algunas pasen a nivel de alerta 1, aseguró la consejera de Sanidad, aunque se mostró optimista ya que “las cosas pintan bien”. Segovia se encuentra muy cerca de las provincias que marcan en la actualidad las mejores cifras epidemiológicas, Salamanca y Soria, siendo el tercer territorio con datos más ‘amables’.

En estos momentos, Segovia se encuentra con unas cifras hospitalarias y de incidencia claramente tendentes a la baja, con grandes reducciones acumuladas en las últimas semanas que han permitido a la provincia a ser una de las candidatas a pasar a nivel de alerta 1. Esta reducción ahondaría en las ampliaciones de aforos que ya se dieron durante las rebajas anteriores, aparte de que traerá la posibilidad de consumir en barra y de pie.

El vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, afirmó ayer que los indicadores de la pandemia “van bien” en la comunidad autónoma, aunque dijo preferir esperar al Consejo de Gobierno de hoy para determinar si eso significa bajar al Nivel 1 de riesgo (bajo o muy bajo, con brotes complejos o transmisión comunitaria limitada).

Yo creo que vamos a avanzar”, pronosticó quien también es consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior. Aunque el Gobierno regional tomará la decisión “en su día” (por hoy), la evolución es “muy positiva”, lo que Igea atribuyó a que la campaña de vacunación “ha sido un éxito y ha conseguido vaciar nuestros hospitales”.

En la rueda de prensa de análisis sobre la evolución de la pandemia, desarrollada en la sede de la Junta de Castilla y León, Casado prefirió también esperar a la reunión de hoy, pero reconoció que los datos analizados por ella y por el vicepresidente pueden servir para avanzar en la desescalada. “La idea es hacerlo”, dijo la consejera, quien sin embargo apeló nuevamente a la “prudencia” que requieren las enfermedades infeccionas de este tipo, ya que las nuevas circunstancias pueden significar, con la aplicación del denominado semáforo, que se permita el consumo en barra y de pie en los espacios cubiertos de los bares, entre otras medidas.

“Estaría bueno que yo dijera que no”, ironizó Casado al ser preguntada por las palabras optimistas de Igea sobre el avance en la desescalada, ya que “la tendencia es buena” y solo cambiaría la situación si esta tarde hubiera algún cambio en la situación que no ve probable.

Según las palabras de ambos dirigentes, parece que los más probable es que todas las provincias de la Comunidad progresen a fase 1, pero habrá que esperar a la decisión de hoy para certificarlo.

Por otro lado, la consejera de Sanidad admitió que la Junta es partidaria de mantener el uso obligatorio de las mascarillas en exteriores hasta que no se alcance unos niveles de “normalidad” en las incidencias de la Comunidad, algo que aún queda lejos, ya que debería descender hasta la mitad de casos por cien mil habitantes que se registran ahora.

Casado expresó que suprimir la obligatoriedad del uso de la mascarilla en estos momentos sería “muy precoz” y ha propuesto ligarlo a cuando el semáforo de alerta marque el color verde. “Las mascarillas irán al mismo nivel que las otras medidas”, aseguró la titular de Sanidad, que descartó, de este modo, que la Comunidad adopte esta medida por su cuenta.

Indicadores

La ocupación de camas por pacientes Covid en las plantas de los hospitales de Castilla y León alcanzó hoy parámetros de nueva normalidad al situarse en el 2%, con solo cuatro provincias superando ese porcentaje pero ninguna por encima del 4%. Se trata del primer valor, en el conjunto de la Comunidad, que alcanza rango de la denominada nueva normalidad.

Sigue en riesgo ‘alto’, no obstante, la ocupación media en las UCI de la Comunidad, que aumenta levemente del 15,52% del martes al 15,76% notificado ayer. Lejos, no obstante, del 21,1% con el que entraba Castilla y León en el mes de junio, hace apenas 15 días.

La jornada de ayer volvió a traer una nueva caída de la incidencia acumulada de casos diagnosticados de Covid-19 en Castilla y León, tanto en referencia a los últimos 14 días como en relación a la última semana. Así, la estadística de la Junta refleja una tasa de 94,03 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días que se alejan ya no solo de los 95,99 del martes, sino que suponen un pronunciado descenso con respecto a los 130 casos a 14 días notificados el 1 de junio.

Eso hace que la mayoría de las provincias se sitúen ya en riesgo ‘medio’, como es el caso de Valladolid (125,61), Burgos (114,92), Ávila (111,63), Zamora (98,48), León (92,02), Palencia (85,45) y Segovia (85,35), mientras que Soria y Salamanca, con 43,88 y 35,23 casos respectivamente, se ubican ya en parámetros de riesgo ‘bajo’.