Escaleras que comunican el paseo de los Tilos con el paseo del Salón. / Kamarero
Publicidad

La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia ha emitido este miércoles un comunicado aclaratorio para desmentir la información aportada por el Ayuntamiento de la capital al respecto de la Comisión Territorial de Patrimonio celebrada el martes y la aprobación en la misma del ascensor previsto entre el barrio de San Millán y el paseo del Salón.

El Consistorio comunicó que la Comisión había “dado el visto bueno a la ubicación elegida por el Ayuntamiento de Segovia para la instalación del ascensor” y que, “tras la respuesta positiva” de Patrimonio, iniciaba “los trámites para hacer realidad este proyecto que mejorará la accesibilidad de la ciudad y la calidad de vida de los segovianos”.

Afirmaciones ante las que las que la Delegación ha salido al paso, asegurando, en primer lugar, que “el expediente en cuestión fue sometido a informe de la Comisión Territorial, no a aprobación o autorización. De hecho, no se ha recibido todavía proyecto básico ni de ejecución con justificación técnica de la instalación del ascensor urbano”, asegura.

La Junta matiza, además, que “por unanimidad de los miembros presentes, la Comisión Territorial acordó informar favorablemente las actuaciones necesarias para la posible instalación de un ascensor”, pero que “en relación con la ubicación concreta de la estructura, el acabado y demás cuestiones estéticas de la instalación se decide por unanimidad de los asistentes posponerlo a futuras reuniones en el seno de la Comisión Territorial en las que intervendrán los promotores y técnicos del Servicio Territorial de Cultura y Turismo, para valorar la propia ubicación, diseños y acabados de cara a minimizar el impacto visual de la instalación.”.

La Comisión Territorial entiende que la ejecución de este proyecto debe procurar un impacto mínimo en las características generales del Paraje Pintoresco del Conjunto de Arbolado y Alamedas de la ciudad de Segovia, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por el Decreto de 11 de abril de 1947, por ello debe de integrarse en el entorno, recomendando el diálogo de la arquitectura moderna con la patrimonial, en el empleo de técnicas y materiales actuales que identifican épocas distintas y reconocibles, por eso se entiende imprescindible el trabajo técnico señalado en el párrafo anterior.

“Una vez cumplido este proceso –reza el comunicado emitido por la Delegación de la Junta de Castilla y León en Segovia–, el proyecto de ejecución de la instalación pasará por la Comisión Territorial de Patrimonio para poder ser autorizado”.

Por todo ello, y hasta este momento, la Comisión Territorial “ni ha aprobado, ni ha dado vía libre, ni el visto bueno a la ubicación y, por tanto, a la construcción de la instalación”.