Imagen de un autocar de línea metropolitana en Segovia. / Kamarero
Publicidad

El Boletín Oficial de Castilla y León ha publicado la convocatoria de las ayudas para compensar el déficit de explotación del transporte público de viajeros por carretera, por valor de 12,9 millones de euros. Estas ayudas permiten mantener el servicio de transporte en el medio rural y afianzar el transporte metropolitano de las provincias de Burgos, León, Salamanca, Segovia y Valladolid.

El déficit de los servicios de transporte previsto para el ejercicio de 2019 por la Junta asciende a 12.900.000 euros. Los beneficiarios de las subvenciones pertenecen al sector empresarial del transporte público de viajeros en la Comunidad, estructurado de forma muy irregular, en el que predomina la pequeña empresa y el empresario individual, sin excluir a las medianas empresas. Esta medida se configura como una herramienta esencial en el mantenimiento del tejido empresarial y el nivel de empleo afectando a 110 empresas y unos 3.000 empleos directos vinculados al sector del transporte regular de uso general interurbano de Castilla y León.

En la actualidad, el sistema concesional de los servicios de transporte público, en todo o en parte deficitario, que se prestan en Castilla y León, se configura de la siguiente manera: 148 Concesiones o contratos de titularidad de la Administración Autonómica (VACL), 77 Autorizaciones Administrativas Especiales (AECL), 13 Taxis Rurales con reiteración de calendario y horario (TR) y 30 Concesiones o contratos de titularidad del Estado, con tráficos autonómicos.

Servicios deficitarios

Las especiales características de asentamiento de la población en núcleos con pocos habitantes y alejados de las localidades que cuentan con los diversos servicios que demandan los ciudadanos, unido a la amplitud del territorio, han configurado una red de servicios de transporte público de viajeros por carretera que conecta con la capital de la provincia o la localidad de referencia de la zona, a través de itinerarios largos y expediciones con escasa ocupación de los vehículos, determinantes, por tanto, de una baja rentabilidad, en muchos casos deficitaria, que dificulta su mantenimiento, lo que obliga a la Junta de Castilla y León a realizar esfuerzos financieros para garantizar su continuidad. El índice de ocupación media en cómputo anual de este tipo de transporte no llega a cubrir los costes de explotación; de un total de aproximadamente de 1.700.000 expediciones anuales, el 90 % son deficitarias.