El interior de un bar de Segovia cerrado al público a raíz de las medidas restrictivas acordadas por la Junta de Castilla y León. / KAMARERO

La Junta de Castilla y León confirmó que el próximo lunes, día 8 de marzo, se dará continuidad a la desescalada con la retirada de las medidas excepcionales, por lo que todas las provincias de la Comunidad reducirán sus restricciones a las que marca el nivel de alerta 4.

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, fue quien personalmente llamó a los representantes de los sectores más perjudicados por las medidas para anunciar la decisión de relajar las restricciones.

De esta forma, este nuevo marco normativo permitiría de nuevo la apertura de las instalaciones deportivas, gimnasios, centros comerciales, zonas de juego y el regreso de la actividad al interior de la hostería.

Sobre el resto de medidas, la Junta indicó que se va a mantener tanto el cierre perimetral y como el toque de queda entre las 22 y las 6 horas.

Este relajamiento de las restricciones fue posteriormente confirmado por el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta, Juan Carlos Suárez-Quiñones, que aclaró que Castilla y León “pasará a una fase 4”, permitiendo “regresar a las medidas publicadas en el Acuerdo 76/2020 del 4 de noviembre en el Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL)”.

El consejero señaló que esto supondrá “la reapertura interior de la hostelería y restauración con la limitación del aforo de un tercio, guardar la distancia de 2 metros entre mesas y de 1,5 metros entre comensales y utilizando las mascarillas cuando no se consume” y añadió que, en cualquier caso, “sigue la restricción de no consumir de pie”. El consumo en mesa y terrazas se mantendrán con aforo del 75% y tendrán un máximo de seis personas por mesa.

Además, indicó que también “se abrirán los centros comerciales con el aforo de un tercio y también los gimnasios con la limitación de aforo ya conocida”.

Este anuncio viene a actualizar lo que horas antes señaló el vicepresidente Igea, que el lunes en rueda de prensa defendió que no se iba a tomar la decisión de relajar las medidas hasta que la tasa de enfermos Covid de las UCI bajara por debajo del 35% (ahora está en el 38,59%).

Desde la Consejería de Sanidad señalan que este nuevo anuncio no supone ninguna contradicción, ya que la rebaja de la ocupación de las UCI en las últimas jornadas indica que se va a llegar a ese 35%, por lo que la decisión sería “coherente” con las palabras de Igea del lunes.

También se indicó que este rápido anuncio permitirá informar cuanto antes a los sectores afectados para que puedan abordar los preparativos necesarios.

Concentracion AIHS HOTUSE Junta Platos
El sector hostelero se manifestó ayer de nuevo contra las medidas restrictivas implementadas por la Junta de Castilla y León. / KAMARERO

Reacción de los hosteleros

Los hosteleros se mostraron contentos con la decisión de la Junta ante la “buena noticia” de que se permita “trabajar” al sector.

De esta forma, el presidente de la Asociación de Alojamiento, Hostelería y Turismo de Segovia (Hotuse), Jesús Castellanos, señaló la importancia de “tener una fecha” para el regreso de la actividad al interior de los establecimientos. “Por fin una medida que nos beneficia, ¡bendita sea!”, señaló esperanzado.

A pesar de la buena nueva, el hostelero no dudó en señalar de nuevo las idas y venidas de una Junta que “cada media hora cambia de criterio”, hasta el punto de asegurar que el sector “está descolocado” ante la incertidumbre crónica que padece desde hace meses.

“Son buenas noticias, nos dejan trabajar, pero visto lo visto no nos podemos fiar, puede pasar cualquier cosa en los próximos seis días”, señala Castellanos, que explica que con la apertura en interiores muchos de los establecimientos ahora cerrados decidirán regresar a la actividad.

No duda en señalar que la presión realizada desde el sector “ha surtido efecto” en la toma de la decisión, al punto que pone el foco de los contagios “en las reuniones familiares” y en las “fiestas clandestinas”.

“Reclamamos a la Junta seguir hablando y que se definan las ayudas anunciadas”, demandó Castellanos, que señaló que en un periodo de crisis como el que se vive “mantener el empleo es el mejor dinero invertido”.