Fachada de la antigua Escuela Universitaria de Magisterio de Segovia, edificio que ha sido objeto de polémica. / Rocío Pardos
Publicidad

La Junta de Castilla y León, a través de su Delegación Territorial en Segovia, está buscando un edificio en la capital para la atención primaria de pacientes Covid. El delegado, José Mazarías, afirma, sin embargo, que se barajan diferentes espacios y “no hay nada ni definido ni decidido”.

Sí confirmó al mediodía de ayer que uno de esos espacios era la antigua Escuela de Magisterio, ubicada en la plaza de Colmenares del centro histórico de la capital segoviana, pero finalmente la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Segovia emitió horas después un comunicado informando de que se desestimaba definitivamente esta opción en una decisión compartida con la Delegación Territorial de la Junta y la Universidad de Valladolid, propietaria del inmueble.

Mazarías explicó a El Adelantado que la que fue durante décadas escuela normal de maestros o profesores era uno más de los edificios que se estaban evaluando para disponer de un servicio que permita el triaje de pacientes, un protocolo de intervención a través de un método de selección y clasificación de personas con Covid-19 confirmado por pruebas de diagnóstico, así como enfermos con patologías o síntomas compatibles con la infección por coronavirus.

Se da la circunstancia de que este inmueble, propiedad de la Universidad de Valladolid, se encuentra a escasos metros de dos centros educativos, el CEIP San Juan de la Cruz, un colegio público de Educación Infantil y Primaria, y el Colegio Concepcionistas, un centro concertado con alumnos desde Infantil a Bachillerato.

Al propagarse por redes sociales la información de que la antigua escuela normal de profesorado podría albergar un espacio para pacientes Covid se generó alarma tanto en las asociaciones de madres y padres de alumnos como en otros colectivos y residentes y de forma casi inmediata suscitó el rechazo de formaciones políticas como PSOE, Izquierda Unida y Podemos.

El vicerrector de la UVa Agustín García Matilla, ha comentado a este diario, que la institución “no iba a tomar ninguna decisión que pusiera en peligro la salud de las personas”,pero “siempre atiende, dentro de sus posibilidades, las necesidades de los ciudadanos y de las instituciones.

En este sentido, añadió que “habíamos aceptado ceder unas instalaciones siempre que se hablara con los responsables de los centros colindantes para garantizar la salud de los escolares, de los profesores y de las familias”. Desde la Junta de Castilla y León se había planteado la cesión en una situación “de urgencia sanitaria”, según el vicerrector, que insiste en que “si no hay garantías para la salud de todos los afectados, no podemos tratar de solucionar un problema creando otro”.

Esa ha sido finalmente la posición del Rectorado, tras conversaciones mantenidas ayer por la mañana ante la polémica surgida en la ciudad.

Fase preliminar

Desde la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Segovia consideran que esa polémica ha surgido por que se ha dado “por cerrado un acuerdo, cuando ni mucho menos era así” y de manera similar el delegado territorial considera que la noticia sobre la utilización de la que fue Escuela Universitaria de Profesorado es lo que ha quedado en la superficie cuando todavía hay que avanzar “mucho más” en la evaluación del emplazamiento idóneo.

Así, la Gerencia reconoce que en la actualidad “nos encontramos en una fase preliminar de evaluación” y recalca que “de ninguna manera se iba a aceptar esta opción –por Magisterio– si existieran dudas sobre la seguridad de la zona”.

Detalla que la habilitación de espacios dedicados específicamente a la atención de pacientes con sospecha de padecer al enfermedad forma parte de las estrategias de la Gerencia Regional de Salud en toda Castilla y León en la Atención Primaria del sistema de salud porque “permite minimizar los riesgos de contagios en centros de salud entre pacientes de diferentes patologías, así como una gestión más eficiente de la toma de muestras y mantener la atención a los pacientes con patologías diferentes a la Covid-19 en las mejores condiciones posibles”.

Eso ha llevado a que, en colaboración con la Delegación Territorial, se iniciaran las gestiones para encontrar un local en la capital segoviana y, entre otras opciones, la UVa ofreció el también denominado Edificio Vicerrector Santiago Hidalgo. Los responsables de la Junta visitaron las instalaciones y consideraron en un primer momento que “cubría en su interior las necesidades para cumplir esa función” aunque ya apreciaron “que podía haber complicaciones por los accesos y su ubicación”.

El jueves pasado la Policía Local informó de que están previstas obras en el entorno del edificio, concretamente la reurbanización integral de las calles de Luis Martín Marcos y del Taray, con afección en la propia plaza de Colmenares y en el acceso al Colegio Fray Juan de la Cruz.

Eso motivó una visita conjunta a la zona para que tanto los responsables de la Junta en la provincia como la Policía Local analizasen si había posibilidad de asegurar unos accesos adecuados al que sería centro Covid sin repercutir en los colegios próximos. La Gerencia concluye que en ambos casos se asumió “que la solución era compleja”.

“Nerviosismo y estupor”

Tres formaciones políticas de Segovia: PSOE, Izquierda Unida y Podemos, se han hecho eco de la alarma surgida en la ciudad ante el hecho de que el antiguo centro universitario pudiera convertirse en un centro para pacientes Covid. El secretario de la Agrupación Local del PSOE en la capital, José Bayón, aseguraba, antes de conocer que este edificio se ha descartado para acoger este servicio sanitario, que “respetamos a la Junta como autoridad sanitaria, pero creemos que habilitar la antigua Escuela de Magisterio de la Uva, como Centro de Atención a Pacientes con Covid-19, es una decisión totalmente desafortunada que debe ser corregida de inmediato”.

“No han atendido la necesidad de infraestructuras sanitarias en Segovia durante años, no han preparado soluciones durante este verano para posibles rebrotes, y ahora toman medidas de urgencia sin pensar en las consecuencias para una parte importante de la población”, añadía Bayón en una nota de prensa.

Por su parte, Izquierda Unida de Segovia, que fue la formación que de forma más rápida reaccionó, mostró “alarma y preocupación” ante la información publicada en acueducto2.com que afirma que el edificio ‘Vicerrector Santiago Hidalgo’, el antiguo Magisterio, se convertirá a mediados de octubre en un centro para prestar servicios de Atención Primaria a pacientes de coronavirus que pertenezcan a alguno de los cuatro centros de salud de Segovia.

IU rechazó de forma tajante esta posibilidad que, según su opinión estaba causando “nerviosismo y estupor entre la comunidad educativa de Segovia”.

Desde Podemos Segovia, a través de redes sociales, se señalaba como “una imprudencia y un sinsentido que pone en peligro a alumnado y profesorado de forma totalmente irresponsable. Un ‘centro sucio’ de atención Covid-19 en un edificio que comparte entrada con un colegio público y más aún cuando apenas a 150 metros hay un espacio sanitario vacío, el Policlínico. La negligencia de la Junta de Castilla y León con Segovia es alarmante Exigimos a la Delegación Territorial una paralización inmediata de esta barbaridad”.