Reparto de dípticos informativos en el entorno del Pontón. / El Adelantado
Publicidad

Con la llegada del buen tiempo, son muchos los que se acercan al embalse del Pontón Alto (ctra. CL-601, Segovia – Real Sitio de San Ildefonso, P.K. 5,490) con la intención de disfrutar de una jornada de ocio en la naturaleza. Ante el incremento de la afluencia de visitantes y las altas temperaturas, la Delegación Territorial de la Junta en Segovia, a través de su Sección de Protección Civil, con la colaboración del Servicio Territorial de Medio Ambiente, ha puesto en marcha un año más la campaña informativa sobre el peligro que entraña el baño en estas aguas.

La campaña, que se desarrolla por noveno año consecutivo, responde a la voluntad manifestada por las distintas Administraciones de intensificar la labor de prevención de accidentes en la zona y se lleva a cabo durante los meses de verano, ya que son los momentos en los que se registra un mayor incremento en el número de personas que visitan este paraje.

En estas fechas, los agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León distribuyen entre los ciudadanos que se encuentran en el entorno del embalse un díptico con información que advierte de que el baño en un embalse es una actividad de alto riesgo que puede poner en peligro la vida de las personas y su práctica está completamente desaconsejada.

Si, a pesar de todas las recomendaciones, alguna persona hace caso omiso de la advertencia y decide bañarse, en el folleto informativo también se ofrece una serie de pautas de actuación como que si se presencia o sospecha que alguien necesita auxilio dentro del agua, se recomienda llamar inmediatamente al 1-1-2, pedir ayuda a personas próximas y evitar adentrase en el agua para prestar auxilio a la persona que se encuentra en peligro.

La situación derivada de la Covid-19 ha supuesto que en la campaña de este año el díptico incluya además medidas y recomendaciones a tener en cuenta para la prevención de los contagios. Algunas de estas medidas son el mantenimiento de la distancia de seguridad, tanto entre los bañistas como entre los objetos personales de éstos (toallas, tumbonas, bolsas), el uso de mascarilla cuando no sea posible respetar la distancia de seguridad y el abandono del lugar ante el mínimo síntoma de la enfermedad.