La incidencia de la epidemia gripal desciende

Las autoridades sanitarias creen que la infección ha alcanzado su nivel máximo este invierno y está perdiendo fuerza

47

La gripe ha registrado un moderado descenso en Castilla y León en la última semana y se ha situado en un nivel de intensidad bajo, con 212,97 casos por cada 100.000 habitantes, según la información de la Red Centinela Sanitaria de la Comunidad.

La Sección de Epidemiología de Segovia considera que la gripe ha alcanzado ya su nivel máximo de este invierno y ha empezado un camino de descenso que prevén continuará en los próximos días.

Concretamente, entre la semana tres y la seis del año 2020 es cuando más casos se han registrado, aun manteniéndose en un nivel medio de intensidad. Tras tocar el pico más alto de incidencia en la semana que va a caballo del mes de enero y de febrero, la infección del invierno ha perdido fuerza. El último informe de la Junta muestra que la pasada semana (del 3 al 9 de febrero) la actividad gripal se situó en nivel de intensidad bajo, con una circulación mayoritaria de virus del tipo B en población pediátrica.

Así, la tasa estimada para Castilla y León es de 212,97 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 265,91 de la anterior mientras la estandarizada (ajustada por la población española del padrón municipal de habitantes) se sitúa en los 242,7 casos.

Según el informe de la Red Centinela, la tasa de incidencia acumulada por edad supera los 7.000 casos en menores de hasta cuatro años y supera ligeramente los 4.000 entre los niños de cinco a 14 años, mientras que en la población de entre 15 y 24 años se sitúa en torno al millar, mientras que en el resto de tramos de edad se mantiene por debajo de los 1.000, con la incidencia más baja en los tramos de edad entre los 65 y los 99 años.

La Consejería de Sanidad, a través del Portal de Salud, ofrece algunas recomendaciones ante la gripe. Así, por un lado, para evitar su transmisión y contagio a otras personas se aconseja a las personas que se encuentren enfermas que se protejan al toser (cubrir la boca y la nariz con un pañuelo al toser o estornudar o cubrirse con la parte superior del brazo y no con las manos); lavarse las manos después de toser o estornudar y no acudir a lugares cerrados (trabajo, colegio, guardería o lugares públicos) para evitar el contagio