07 01 web 3
Miguel Angel de Vicente y Noemí Otero recorrieron los stands de la feria para interesarse por sus productos./EL ADELANTADO

Desde productos hortofrutícolas tradicionales como las fresas del Carracillo o las ‘tomatas’ de Martin Muñoz de las Posadas hasta los menos conocidos como la espirulina o el cáñamo, Alimentos de Segovia cuenta con una nómina de más de 1.000 referencias entre los más de 300 socios repartidos por la provincia, que prueban el potencial agroalimentario de Segovia

Alimentos de Segovia, la marca de calidad de la Diputación está empeñada en dar a conocer esta amplísima oferta, y ayer llevó hasta las instalaciones de Golf La Faisanera una selección de productos llevados por 25 expositores en la II Feria de Alimentos de Segovia, que como en la pasada edición, volvió a ser respaldada por el apoyo del público.

El presidente de la Diputación Miguel Angel de Vicente, y las diputadas de Empleo y Turismo Noemí Otero y Magdalena Rodríguez recorrieron ayer los stands de la feria junto a una amplia representación de diputados provinciales, respaldando así una iniciativa orientada a poner en valor el trabajo del sector agroalimentario en la provincia y la calidad de sus productos.

Noemí Otero valoró la amplia respuesta de los socios de Alimentos de Segovia a esta iniciativa,así como el esfuerzo que realizan para participar, y recordó que el pasado año pasaron por los distintos puestos de la feria cerca de 3.000 personas. Además, recordó que la feria forma parte de la caravana que ha realizando el sello agroalimentario por la provincia, tras su paso por Los Huertos, Abades, Martín Muñoz de las Posadas y Valtiendas.

Además, puso de manifiesto la cada vez más importante presencia de Alimentos de Segovia en ferias agroalimentarias y turísticas de gran calado como ferias de gran calado como la de Hostelería y Turismo de Málaga, la Feria del Ganado de Salamanca (Salamaq) o recientemente la Feria Internacional del Queso de Zamora, Fromago,

Hortalizas, embutidos, quesos, vinos, cervezas, panadería y repostería, legumbres, mieles y aceitunas integraron la amplia oferta de esta segunda edición, donde tampoco faltaron los frutos rojos de El Carracillo, con la fresa como protagonista. Además, también tuvieron su espacio los productos más innovadores de la gran familia de Alimentos de Segovia, como es el caso de las semillas de cáñamo para uso alimenticio o la espirulina, una microalga que es un superalimento por su alto nivel proteico.

La feria se completó con actividades paralelas como la celebración de un taller infantil de elaboración de bollos, una cata maridaje de cervezas y productos de panadería con fines solidarios, música en directo a cargo del dúo Wine Notes y sorteos de lotes de productos entre el público que realizó compras en alguno de los puestos.