Salvador Carmona, rector de IE University.
Publicidad

Salvador Carmona, Rector de IE University desde 2011, nació en Almería y, con sus libros bajo el brazo, ha recorrido medio mundo y un buen número de universidades hasta llegar al IE cuando era Escuela de Negocios.

Entonces comenzó otro capítulo de su historia para este “hombre de números” . Primero se vio envuelto en la creación de una nueva Universidad (algo que le hace sentirse muy afortunado) después, desde diferentes cargos, colaboró para dar forma a este proyecto y, “bajo su liderazgo, IE University se ha posicionado como una de las mejores universidades europeas, tal y como se pone de manifiesto en diferentes rankings internacionales”.

Recordamos que IE University, tiene un claustro en Madrid y otro en Segovia. Cuenta con más de 3.000 alumnos entre los programas de grado, postgrado, doctorado… tiene 500 profesores que imparten clases a alumnos de 131 países diferentes… en este curso se imparten 11 grados y 5 dobles grados y… este año, en Segovia, se ha puesto en marcha un espacio para emprendedores, “Área 31”, en el que se impulsa el perfil emprendedor de los alumnos.

De la historia del campus de IE en Segovia, de su funcionamiento y futuro, él mismo nos habla.

— Hasta llegar a ser rector de IE University ¿cuál ha sido su trayectoria?
— Estudié la Licenciatura en Economía y Empresariales y el doctorado, en la Universidad de Sevilla y, posteriormente amplié mi formación en Suecia, en la Universidad de Gotemburgo para, más tarde, visitar diversas Universidades en EEUU, Canadá, China… He intentado tener experiencia internacional y, he tenido mucha suerte con ello, con las personas que me han apoyado… como catedráticos muy prestigiosos de la Universidad de Gotemburgo.

Estando en la Universidad de Sevilla me hicieron una oferta para que me fuera a la Universidad Carlos III, que estaba comenzando en aquel momento. Me incorporé dentro de la primera “hornada” de profesores de esta conocida Universidad, donde estuve durante los años 90, hasta que, a principios del año 2002 vine al IE, que era entonces una Escuela de Negocios.

Era una Escuela de Negocios como otras muchas en el mundo, por ejemplo INSEAD. Allí ocupé el cargo de director de mi área, Contabilidad y Control de Gestión, más tarde fui vicedecano de claustro y luego, nos metimos en el proyecto de la Universidad pues, a comienzos del año 2005 se comenzó ya a darle vueltas a la creación de esta.

Estuve involucrado desde el principio en este proyecto, lo que me hizo mucha ilusión. Desde que el IE empezó a formar parte de la Universidad he participado en ella desde diferentes puestos: Primero como vice rector de profesorado, luego como vicerrector coordinador y luego, como rector desde el año 2011 y, la experiencia es extraordinaria.

Poner en marcha un proyecto universitario… es algo que ocurre una vez en la vida a muy pocas personas… y me siento muy afortunado. Además, me permite colaborar con personal académico de altísimo nivel.

— Conoce bien esta Universidad, ha sido una de las personas que contribuyeron a poner su primera piedra ¿qué cree que diferencia al IE de otras universidades?
— Esta Universidad se identifica por unos parámetros que son muy particulares, muy singulares. El primero es la internacionalidad. Se trata de una Universidad muy internacional en el profesorado y en el alumnado. Ahora mismo, del profesorado permanente, más del 50% es internacional y, del alumnado que tenemos, este año, el 76% de los alumnos nuevos, son internacionales.

La internacionalización es muy importante porque, para los profesores y alumnos, no es solo lo que el alumno está aprendiendo del profesor en clase, sino lo que los alumnos aprenden de sus compañeros. En las aulas se unen personas que tienen culturas diferentes, formas de pensar distintas… algo que forma parte de lo que es la experiencia universitaria en estas edades.

El segundo valor que nosotros tenemos, relacionado con el tema de la internacionalidad y la diversidad, es el emprendimiento. Intentamos inculcar al alumno la idea de que intente ser creativo en su lugar de trabajo. Cuando estén en la Administración Pública o en otro lugar, que intenten apoyar, construir… Que no solamente se preocupen de aplicar la normativa desde su puesto de trabajo. Esta normativa tiene que ser aplicada pero, también se puede ver en qué cosas se puede mejorar.

Un tercer elemento muy importante para nosotros es el tema de las Humanidades. Queremos ofrecer a los alumnos una formación profesional que no solo se limite a los aspectos técnicos, si no que sea personal, que los hagan desarrollarse como personas y, las Humanidades son fundamentales para tener una visión holística de la vida.

La Tecnología es fundamental en el mundo en el que estamos y los alumnos tienen a mano las últimas novedades y, otro valor es la Sostenibilidad, que para nosotros es muy importante. Todos los programas de las nuevas titulaciones para el futuro, van a ir muy enfocados en relación a las líneas que he mencionado anteriormente y a la sostenibilidad.

Esos son elementos fundamentales y, algunas universidades pueden tener algunos de ellos como manera de concebir la estrategia y la misión de la Universidad. Sin embargo, el tener una cartera tan importante con estos valores, creo que a esta Universidad, la hace singular.

— ¿Cómo ve la situación de la Universidad actualmente?
— Creo sinceramente que la Universidad española es bastante buena. Tenemos datos generales, rankings… La Universidad española está bien posicionada. Hay una cuestión que hemos discutido en muchas ocasiones entre rectores, el sentido híper-crítico que muchas veces tenemos los académicos respecto a lo que estamos haciendo, y eso creo que no es bueno. Aunque no queramos, transmitimos una idea que no se corresponde con la realidad.

En España hay grupos de investigación, que tienen que ver con lo que es la Generación del Conocimiento, de primer nivel mundial. A nivel de Generación de Conocimiento creo que somos muy buenas y, a nivel de Transmisión, también somos extraordinariamente buenas.

Eso lo demuestra el porcentaje tan alto de estudiantes, en nuestro caso por poner un ejemplo, que vienen aquí y, también a otras universidades (prefiero no mencionar a esas universidades por no señalar a unas frente a otras…), tanto universidades nuevas como clásicas y que, a nivel de internacionalización, son buenísimas.

— ¿La expresión “crisis” en el IE… no es previsible?
— El hecho de tener alumnos internacionales, efectivamente atempera un poco las crisis en un momento determinado pero, nosotros no podemos estar cruzados de brazos esperando a que lleguen los alumnos internacionales. Como en la metáfora de la reina de corazones de “Alicia en el país de las maravillas”, “tenemos que correr todo lo rápido que podamos para quedarnos en el mismo sitio, tenemos que hacer eso para mantenernos”.

El tema de la crisis sí afecta, dentro de lo que son las Universidades Públicas en España, a cuestiones relacionadas con la investigación. Nosotros no tenemos subvenciones estatales, tenemos acuerdos pero, si no hacemos nada en relación a la internacionalización, eso decae.

Tenemos que estar siempre a la cabeza y, estar siempre informando y desarrollando comunicación en los colegios internacionales sobre lo que es el proyecto de nuestra Universidad y luego, a los alumnos que están aquí, para el “boca a boca”, Es fundamental que ellos sean conscientes de lo que reciben porque, si los alumnos que están aquí, cuando vienen los padres a visitar la Universidad y hablan con ellos, les dicen que esto no funciona bien, entonces… aquí se acaba todo… Tenemos que hacerlo en las dos vertientes, la interna y la externa.

— No imagino que los alumnos se quejen mucho…
— No. Nosotros lo que hacemos, lo digo otra vez, es poner en marcha la metáfora de “Alicia en el país de las maravillas”.

Tanto la evaluación de docentes como los programas que tienen los alumnos, muestran un nivel importante de satisfacción pero, nos dan margen para mejorar. No podemos conformarnos con eso porque entonces, vamos para abajo… Siempre intentamos dar “lo último”.

— La Universidad tiene dos campus: El de Madrid y el de Segovia ¿qué diferencia hay entre ellos?
— Creo que ambos campus son complementarios. El campus de Segovia es donde se vive la vida universitaria como en las universidades que están en el campo, en poblaciones pequeñas, fuera de lo que son los grandes núcleos urbanos. Los alumnos pueden estar aquí todo el día, porque tienen un montón de actividades… aquí hacen su vida, aquí tienen de todo.

En cambio, la ventaja que tiene un campus urbano como el de Madrid, es que da muchas posibilidades de relacionarte con la industria de cara a lo que son las prácticas profesionales y todo lo demás…. Lo tienes cerca y no tienes que ir a buscarlo y además, en términos de comunicación, es bastante rápido. Creo, repito, que se complementan los dos campus.

— Permítame una curiosidad ¿cuándo finalizará la construcción de la famosa Torre en Madrid que se convertirá en el próximo Campus “Vertical”?
— La torre, está previsto que comience a funcionar el día 1 de septiembre del año 2020, pretendemos iniciar allí el próximo curso. Están construidos 30 pisos de los 35 que tendrá en total pero, eso solo es el “armazón”. Ahora vendrán todos los oficios: Los carpinteros, los pintores… esperamos tener la torre cubierta, en cuanto a altura, a mediados del mes de noviembre de 2019…, en un mes. Normalmente se lleva un ritmo que va a un piso por semana y, por lo tanto, nos quedan 5 semanas pero, pueden estar seguros de que la puesta en marcha de la torre, no afectará al Campus de Segovia.

— Ya falta poco…
— Sí, falta poco pero, el traslado a la torre no será tan rápido. Eso se tendrá que hacer con muchísimo cuidado y, con un gran sentido de la perfección….

— ¿Qué imagen cree que tiene IE University, para los demás?
— Yo creo… la idea que se tiene es que es una institución “Generadora de Conocimiento”. Para nosotros este es un valor importante. Dentro de lo que son las entidades universitarias, normalmente hay una clasificación entre instituciones que son docentes e instituciones que son generadoras de conocimiento. Los profesores no solo vienen aquí, dan su clase y se van o, se quedan a dar más clases, si son profesores permanentes.

En IE, los profesores también se ocupan de intentar aportar datos o conceptos y, no solamente repetir lo que otros profesores, en otro lugar, han dado y está publicado en un libro de texto. Ellos tienen control sobre el libro de texto porque aportan cosas al libro de texto de su propio conocimiento. Eso ocurre con los profesores permanentes que lo hacen en la parte teórica, como los profesores asociados que se centran en la última innovación práctica.

Esto es muy bueno para los alumnos porque se dan cuenta de que la persona que está allí, controla lo que hay y aporta conocimiento. También, por parte de otras universidades, se reconoce.

— Por lo que cuenta, la tendencia en la Universidad hoy es que llegue más allá… que no quede donde ha estado hasta ahora…
— Eso es. Una Universidad hace, normalmente, una función social muy importante: Transmitir el conocimiento de generación en generación. Lo que aquí se habla de Finanzas, Ciencia Política… no son cosas de esta mañana sino, cosas que se han estado generando por parte de toda la humanidad durante generaciones pero, también hay que aportar datos nuevos para que las generaciones sucesivas, tengan algo nuevo que nosotros hoy estamos aportando.

— Hablando del IE University en Segovia ¿Cómo funciona el programa de becas?
— Nosotros tenemos un programa de becas con la Diputación de Segovia, destinadas a alumnos de la provincia de Segovia. Las matrículas de esas becas, el conjunto de las matrículas, tienen un valor aproximado de un millón de euros al año.

Estas becas son para alumnos segovianos y se gestionan a través de la Diputación, institución que a nosotros, muy generosamente, nos cede el edificio del Convento de Santa Cruz, donde está ubicada la Universidad, lo que forma parte del acuerdo.

Además de eso, la Fundación del IE, tiene su propio Programa de Becas al cual pueden acudir todos los estudiantes, segovianos o no.

— ¿Cuántas titulaciones se pueden cursar?
— El número exacto… pero, el curso pasado iniciamos un Grado en Análisis de Datos y de Negocio, algo muy importante actualmente de cara a la gestión de negocios… cómo sistematizar los datos del mercado financiero… y también, hemos puesto en marcha aquí, en Segovia, el Grado en Economía, que es un complemento muy importante para nosotros.

— ¿Cómo ve el futuro de esta Universidad?
— Principalmente, intentar adaptarnos a las necesidades sociales, seguir como Generadores de Conocimiento y, en cuanto a abrir cosas nuevas, el tema de sostenibilidad, para nosotros… es muy importante. En definitiva, mantener lo que ya tenemos, perfeccionarlo y, desarrollar el tema de sostenibilidad.

Socialmente, creo que la Universidad tiene que responder a esto con titulaciones e investigación, tenemos que desarrollar más investigación en las cinco grandes áreas del IE e intentar poner en marcha programas. Ahora, en el nuevo mapa de titulaciones que negociaremos con la Junta de Castilla y León, lo vamos a proponer. Veremos si nos lo aceptan.

— Para terminar, quisiera conocer su opinión sobre la reciente polémica suscitada entre el vicerrector del Campus de Segovia de la Universidad de Valladolid y, el presidente de la Diputación de Segovia, al reclamar el primero, unas ayudas comprometidas por el anterior presidente, Francisco Vázquez, para la UVA. En aquel cruce de declaraciones se oyó el nombre de su Universidad…
— Solo puedo decir que nosotros con la Diputación Provincial de Segovia no podemos estar más agradecidos por todo el apoyo que nos ofrece y, que las relaciones con la Universidad de Valladolid son excelentes. El malentendido que haya podido surgir entre ellos, estoy seguro que se solventará sin ningún problema y, si nosotros podemos contribuir en algo a ello, por las relaciones que tenemos con los dos, estamos a su disposición.