Manifestación en contra de las restricciones a hostelería en Segovia. / KAMARERO

La Asociación de Hostelería y Turismo de Segovia (AIHS-Hotuse) volvió a criticar las decisiones de la Junta de Castilla y León anunciadas por el vicepresidente Igea y consejera de Sanidad, Verónica Casado.

Según los hosteleros, estas decisiones volvieron “a poner de manifiesto la escasez de recursos que tiene el Ejecutivo Autonómico a la hora de adoptar medidas para frenar la transmisión del Covid-19”. Desde el colectivo, indican que ya se pusieron “en lo peor” al ver la delegación de funciones del Gobierno central al autonómico y critican que haya 17 formas distintas de celebrar las fiestas navideñas, “algo gravoso, dañino, costoso, inexplicable y, sobre todo, determinante a la hora de buscar soluciones para paliar la crisis económica que está viviendo el sector”, indicaron.

El mes de diciembre ha sido siempre un mes referente en la facturación de nuestros negocios, y las medidas restrictivas que estamos viviendo suponen un varapalo para las economías de los hosteleros que ya llevan bastante dañadas desde el inicio de la pandemia”, señalan.

El colectivo vuelve a indicar que la hostelería no es el causante del aumento de la incidencia, “ya que cada vez se restringe más la actividad hostelera”, pero “los contagios, ingresos en UCI y hospitalizaciones continúan aumentando”. “La disyuntiva en la que nos encontramos es, o que los datos no son correctos, o en el caso de que lo sean, la hostelería no puede ser la causante después de haber estado más de un mes cerrada”, manifiestan.

De esta forma, los hosteleros demandan que la Junta empiece a imponer soluciones concretan para el sector en forma de compensaciones económicas. “Tenemos que mostrar nuestra perplejidad cuando se cierran los bares, en donde los empresarios controlan los aforos, la distancia de seguridad y se aplican escrupulosamente las medidas de higiene, y vemos auténticas mareas de gente que pasean por las calles de las ciudades realizando compras o viendo la iluminación navideña, o se ve el transporte público repleto de usuarios, y ni tan siquiera se establece la duda de que esas situaciones puedan ser focos de contagios”, recalcan.