Turistas KAM6781
Fila de espera a la puerta de la Casa de la Química para adquirir las entradas de visita al Alcázar. / KAMARERO

Desde el sector de la hostelería, y en general toda la actividades turística, confirman las malas expectativas que ya había para esta Semana Santa en Segovia debido a las restricciones de movimiento por la pandemia y también por la predicción meteorológica que sobre todo el Viernes Santo dejó lluvia en la ciudad.

Antes de la crisis sanitaria la Semana Santa era la época del año en la que la capital segoviana concentraba más visitantes en pocos días. Muy lejos de esas jornadas de plena ocupación hotelera y de restaurantes con hasta cuatro turnos en sus comedores, las expectativas obviamente eran mejores este año que las de 2020, cuando la población estivo confinada, pero la prohibición de movilidad entre comunidades autónomas, salvo por motivos justificados, conlleva una actividad limitada en los servicios turísticos y concretamente en la hostelería.

Desde algunos sectores, como el del taxi apuntan a que “hay menos movimiento incluso que algunos fines de semana, debido sobre todo a la previsión de lluvia”, mientras desde HOTUSE-AIHS (Asociación de Hostelería y Turismo de Segovia), su presidente, Jesús Castellanos, comenta que la actividad “está yendo de menos a más”, ya que el Jueves Santo se reveló como una jornada relativamente buena para la mayoría de establecimientos de la ciudad que en la jornada del Viernes Santo recibieron un jarro de agua fría, nunca mejor dicho, por las precipitaciones en forma de lluvia, que dieron algún respiro por la tarde.

Castellanos comenta por otra parte que la situación, dentro de las limitaciones, es distinta según la actividad desarrollada. Así, apunta a una ocupación muy baja en los pocos hoteles que han abierto estos días, “algunos de ellos para dar servicio a clientes habituales porque quienes se trasladan desde otros lugares de Castilla y León vienen a pasar el día”, mientras que en restaurantes oscila entre el 20% y el 30%, según las estimaciones de esta organización empresarial y los comentarios de sus socios.

“Es cierto que sobre todo por las tardes se pueda ver algo de animación por las calles del centro de la ciudad pero en estos días de Semana Santa lo que salva los muebles de gran parte de la hostelería de Segovia son las comidas y si de cuatro días te fallan uno o dos es muy complicado, y no hablamos ya de ganar dinero porque con eso no contábamos”, argumenta el presidente de HOTUSE, que reconoce que algunas cafeterías y bares, sobre todo con terrazas, pueden haber trabajado más o al menos igual que los últimos fines de semana.

Tras el ‘fiasco’ del viernes los hosteleros tenían puesta la esperanza todavía en la tarde de ayer sábado y en el domingo.

Turistas KAM6754
Las visitas guiadas están limitadas a cinco personas más guía. / KAMARERO

Movimiento en las calles

Sin aglomeraciones pero sí con consultas casi constantes durante la mañana, en el Centro de Recepción de Visitantes del Azoguejo, gestionado por la Empresa Municipal de Turismo, indicaban la llegada de visitantes procedentes, sobre todo de la provincia de Burgos y, a cierta distancia, de la de León.

El Adelantado pudo conversar con algunos de ellos, en su mayoría grupos familiares con niños pequeños procedentes de lugares como Aranda de Duero, León, Palencia o Salamanca. En todos los casos su intención era pasar el día y comer o bien de bocadillo o un menú con cochinillo. Un matrimonio de Ponferrada sí comentó que iban a pasar dos días en un hotel y visitar, además, La Granja.

Turismo de Segovia ha programado tres visitas guiadas que han tenido muy buena aceptación, aunque los grupos están reducidos a seis personas incluyendo el guía. Además, mantiene abiertos sus centros y museos, como la Casa de la Moneda o la Casa-Museo de Antonio Machado. La actividad turística está siendo también relativamente intensa, dentro de las limitaciones, en el Alcázar, donde en algunos momentos se han registrado colas, y en las visitas culturales a la Catedral.

Más incertidumbre

El sector de la Hostelería está cansado de no poder planificar ni siquiera los cuadrantes de sus plantillas para los próximos días. El presidente de HOTUSE, Jesús Castellanos, explica a El Adelantado que en ciudades como Segovia, y algunos municipios con más de 5.000 habitantes, tienen más o menos asumido que la Junta volverá a cerrar la próxima semana el interior de los establecimientos en base a la incidencia a 14 días de casos confirmados de Covid-19.

La incertidumbre vuelve a pesar sobre el sector y esta organización empresarial no deja de recibir llamadas de sus socios que difícilmente pueden sacar adelante sus negocios ante esta situación que consideran injusta. “Nos llaman para saber qué va a ocurrir en los municipios de más de 1.000 habitantes o incluso en los barrios incorporados a Segovia”, comenta.

Por otro lado, no oculta que hay mucho enfado con las administraciones, y especialmente con la Junta, porque se van sucediendo órdenes para cerrar el interior de la hostelería y todavía están pendientes de recibir la compensación económica por la que se produjo el pasado noviembre. “La base de todo es dar prioridad y recursos humanos, primero para vacunar y luego para resolver con urgencia el apoyo a la economía porque si no esta región será de tercera en un país de segunda”.

turismo rural activo WA0017
La población demanda actividades al aire libre pero la limitación de participantes en actividades organizadas por empresas de turismo activo hacen peligrar su rentabilidad. / E. A.

Turismo rural

Desde la Asociación de Turismo Rural y Activo de Segovia, su presidente, Gerardo Otero, afirma que la ocupación en el sector de alojamiento rural es muy escasa, “algunas casas pequeñas tienen algunas reservas pero no para todos los días, para dos como mucho porque los visitantes de otras provincias de Castilla y León no suelen pernoctar”, asegura.

Se cumplen también aquí las expectativas que había días antes de Semana Santa, tal y como apuntaban las reservas y, a diferencia de lo ocurrido en otras Comunidades Autónomas, no se ha producido un repunte de reservas de última hora.

Cambios normativos

Otro portavoz de esta asociación en lo relativo a las actividades de turismo activo, Juan Pertejo, considera que hay “un cierre de facto”, según informa ICAL, debido a las ratios de personas permitidas por actividad, la complicaciones para estas empresas y los cambios normativos.

Pertejo indica, por otro lado, que si las autoridades sanitarias, consideran que este tipo de negocios deben cerrar estarían obligados a ofrecer alguna compensación económica pero en la actual situación no hay un cierre en sí pero los empresarios del sector están a la espera de que mejoren las condiciones o al menos se permitan aforos más amplios. Eso permitiría, por ejemplo, organizar un programa de actividades con más tiempo de antelación y contar con un calendario para difundir en redes y por internet.

Aseguran que la ratio de cinco personas, más un monitor o responsable, no es rentable.