Una trabajadora del sector de la hostelería recoge la terraza. / Kamarero

La Junta de Castilla y León ha anunciado este miércoles que a partir del viernes se levantarán las restricciones a la apertura de la hostelería, centros comerciales y gimnasios en las provincias de Segovia y Ávila, pero a la vez quedarán aisladas respecto al resto de provincias con la idea de preservar sus mejores datos epidemiológicos, con incidencias en el entorno de los 400 casos por 100.000 habitantes en dos semanas.

Así lo ha anticipado este miércoles en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, quien ha valorado la mejora de los datos en la Comunidad, pero ha limitado a estas dos provincias un levantamiento de estas restricciones que pueden replicar otros territorios a medida que vayan mejorando sus indicadores, aunque todos los territorios siguen en riesgo máximo (4) y la Comunidad cerrada perimetralmente y con el toque de queda vigente.

El dato diferenciador de Segovia y Ávila es que la primera tiene una incidencia acumulada de 330 casos a 14 días por cada 100.000 habitantes y la segunda 404 casos, según los datos actualizados este miércoles por la Junta.

En la práctica, los segovianos y los abulenses sólo podrán desplazarse entre estos dos territorios, pero no a otras provincias de la Comunidad como podían hacer hasta ahora, y del mismo modo los habitantes del resto de provincias no podrán viajar a Segovia y Ávila, pero sí podrán mantener los desplazamientos entre sí, al tener el mismo nivel de alarma 4, pese a que existen notables diferencias entre municipios.

Los segovianos y los abulenses sólo podrán desplazarse entre estos dos territorios

La desescalada, no sólo las medidas excepcionales sobre la hostelería y el comercio sino también las generales se realizará por provincias, salvo en la comarca leonesa de El Bierzo, ya que van ligadas a los datos de los hospitales, y para evitar trasvases de incidencias de unas provincias a otras.

No obstante, Igea ha dejado la puerta abierta a que se produzcan casos excepcionales dentro de las provincias por la disparidad de incidencias de la enfermedad entre unos municipios y otros, lo que podrá llevar al confinamiento de alguno de ellos, o bien para impedir que propaguen su elevada contagiosidad o bien para protegerse, en caso de que presenten incidencias bajas.

El vicepresidente ha anunciado que “cada semana” la Junta de Castilla y León irá anticipando el levantamiento de medidas restrictivas para que los sectores afectados puedan tomar la iniciativa para adaptarse, por ejemplo, a la reapertura de un establecimiento hostelero o comercial, ya que implicará la contratación de personal.

“Somos muy conscientes del daño y el perjuicio que han tenido (las medidas) en esto sectores”

Somos muy conscientes del daño y el perjuicio que han tenido (las medidas) en estos sectores“, ha asumido Igea, quien ha defendido que la Junta trata de superar las “presiones” que se puedan producir en un sentido o en otro, tanto para reabrir establecimientos o sectores como para mantenerlas. “Entiendo la desesperación que lleva a hacer declaraciones que pueden resultar osadas”, ha dicho sobre los anuncios de algunos hosteleros de Palencia.

Igea ha reconocido que, pese a este levantamiento de las restricciones, la situación de Castilla y León, que es la autonomía con el nivel de casos covid por habitante más elevado de España con la referencia de las dos últimas semanas, “no está exenta de riesgo” y se puede reproducir el problema de los contagios y la hospitalización, por lo que ha asegurado que estarán pendientes de los datos para proteger la salud. “Que nadie tenga ninguna duda“, ha dicho sobre la posibilidad de reescalar medidas restrictivas.

“Esperamos que los hosteleros y los centros comerciales sean conscientes de la necesidad de extremar las medidas”

De hecho, ha vinculado la mejoría de la situación de Castilla y León con que las medidas “están funcionando de acuerdo a lo previsto” hace dos semanas, cuando se tomaron, pero ha insistido en que tomarán medidas con “toda la intensidad que sea necesaria” en caso de empeorar de nuevo.

Esperamos que los hosteleros y los centros comerciales sean conscientes de la necesidad de extremar las medidas”, ha añadido al ser preguntado por la posibilidad de que este levantamiento de las medidas provoque un repunte de los contagios en las próximas semanas.